El poeta almeriense Perfecto Herrera Ramos.

Perfecto Herrera Ramos, almeriense de Berja, estudiante de Derecho en Granada por los años 70 donde vivirá y desarrollará una intensa vida cultural que lo llevará a participar de manera activa en el teatro independiente, se nos presenta aquí en la faceta más personal y creativa, que es la del oficio de poeta y el trabajo de la poesía. En este aspecto, su presencia en diversos foros literarios de la red le ha proporcionado la ocasión de dar a conocer parte de su obra que completa con la edición de su cuaderno intitulado Perfecto Herrera. Formará parte de la antología colectiva Se desata mi voz y te requiere, de próxima publicación en Paraguay por Óscar Distéfano e impulsada por el foro literario Nueva Poesía Siglo XXI y es coautor junto con otras tres poetisas, Palmira Merino, Mónica López Bordón e Idoia Mielgo, de la antología Tu voz poeta (Editorial Asociación Cultural Myrtos y Asociación Cultural Literarte) a cuya presentación en la Librería Cámara de Bilbao tuve la oportunidad y el placer de asistir.

Con tres poemarios inéditos, Cuando pase el tiempo, El esplendor del desamparo y Luz vibrante en mar que riela, éste último de futura publicación por la Editorial Lampedusa, Perfecto Herrera sigue compaginando su trabajo como Vicesecretario General del Ayuntamiento de La Mojonera (Almería) con su otra dedicación, pasión y entrega,  que es el de los versos y la escritura.

De su obra sólo cabe decir que enamora y seduce por la plasticidad de sus imágenes y el ritmo ágil de una escritura que no elude el compromiso consigo mismo y con la realidad social que le toca vivir. Destaca su limpia honestidad cuando desnuda sus sentimientos en trabajos en los que la amargura está para ser superada y de los que trasciende un ansia de serena felicidad. La búsqueda de sí mismo en “el otro” le caracteriza en el viaje intimista de muchas de sus creaciones, alzándose en metáforas de las cosas más cotidianas, elevando a la categoría de belleza única los objetos que nos rodean y componen nuestro paisaje. Esa visión sensible y reflexiva sobre la vida y el paso del tiempo ocupará gran parte de su producción conformando, incluso, el cuerpo principal de uno de sus poemarios.

No tengo que descubriros nada sobre P. Herrera Ramos que  no encontréis vosotros mismos en la lectura de este manojo de poemas que hoy dejo a vuestro alcance y que, seguro, os animará a profundizar y completar en el espacio de su cuaderno, ya precitado, con el que podéis enlazar aquí mismo o desde la página principal de Lucernarios.

Termino, no sin antes expresar mi agradecimiento a Perfecto Herrera por aceptar la invitación a ser publicado en este espacio, al que -con su poesía- da relieve e interés. Con las gracias también a cuantas personas se detengan a leer y con el deseo de que disfrutéis con la ocasión de estas lecturas.

Salud.

**

 

LAS PALABRAS

Brevemente te detienes en la palabra.
Es la palabra un pentagrama
Por donde se van resbalando
Las aguas misteriosas, las hojas
Que escaparon de repente
De la rama alta, los sueños
Que despereza un olvido.

¡ La palabra, tremendamente la palabra!.

La palabra,
Con un blanco de magnolia,
Es un mantel de hilo manchado
Por los colores del mundo.
Se llena tu boca de palabras,
Y, cuando las posas sobre el papel
(blanco sobre blanco), ya se sumergen
Y desangran miles de cosmos en el corazón
Del que lee y mira tus ojos.

¡Palabras! ¡Ojalá, nunca falten a tu mesa
las palabras!

*

EL COSTURERO ROJO

¡Oh, costurero de alfileres,
de punzantes tijeras,
de hilos en sus cabellos enhebrados,
cuán refulges en la mañana!

En ti hallé el dedal
donde sus dedos son ausencias,
los imperdibles de sus risas,
el terciopelo
y el nácar de su vientre,
las madejas y ovillos de su pubis.

¡Luces hermoso, oh, tabaque,
-sobre campo de gules,
sangre rampante-,
tan encendido de cinabrios,
tan rebosante de hematíes,
tan cuajado de rojos resplandores!

Por escrutar con mis labios, ahí,
por besar, sin temor a las heridas,
es que hoy sonrío tristón con ellos lacerados.

¡Oh, hilos del recuerdo, como hacéis
alarde de mi sangre malherida!

*

JUVENTUD

Fui adolescente. Un día.
Mañanas luminosas, tardes
de veranos vibrantes, de cigarras,
de gorriones e higueras,
de cuerpos en el agua de las balsas
Noches activas,
de sombras,
de cines de verano,
lugares donde se vivieron
las primeras pasiones, los primeros deseos.

Juventud y recuerdos:
algo acabado, puntos suspensivos
de quimeras inalcanzables,
vientos y ramas, luna y mar,
descubrimiento e ignorancia.

Fui adolescente,
y se deshizo un día
como ceniza al aire.
Un día. Un punto y aparte.
Todo diferente. Ya no.

Y hoy, ya adulto, vuelven:
la pasión, el ardor
de estrellas juveniles,
la magia del relámpago,
la sensación sombría de lo inasible,
de lo desconocido.

Cuando la muerte llegue,
si quiere arrancar de mis ojos
una imagen imperecedera,
los hallará vacios, como en aquellos días
de deseo, de curiosidad,
de plenitud
… y de suave melancolía.

*

CAPUCHINAS

Me vi viajar bajo un dosel de hojas,
verde sobre verde, claro sobre oscuro,
las blancas nervaduras alzándose
cual bóveda de catedral gótica,
palios de naturales veladuras bajando,
ambiente húmedo de agua y raíces,
en donde la cochinilla
y la escolopendra
descubren un mundo
de intrincado laberinto;
y por fin, flores, flores alzadas:
las humildes capuchinas
loadas por cúpricos insectos
que con sus élitros de luz las profanan .

Así la humana naturaleza:
rizomas y arborescencias,
capuchinas
y natura entre sus vestiduras,
agua, vuelo
y élitros en el espíritu.

Ese es ahora mi mundo:
un plantío de modestas capuchinas amarillas.

*

SERENIDAD DE LA NOCHE

Tanto roe el fuego los filos de la noche,
tanto se alejan indiferentes
las luces crepusculares,
tanto frio viene de desnudas bocas,
que los callejones se estremecen
con un resorte irreal
de iglesias y parpados
sumidos en olores ásperos
de mohos y canticios solemnes.

Prisiones tapiadas se hacen presencia
por los bajos arboles de las gándaras
y un cuchicheo de ofidio presto
trae rumores de hojas descompuestas.

La noche trenza un viento lento
sobre ábsides y refugios vítreos
con los barandales del rio,
que rompen los perfiles de las creencias.

Los sueños que viven en los doseles del cielo
no se atreven con el silencioso talismán
de los instintos y estertores.
Puede más el picor de las pupilas
dilatadas en los búhos absortos
de los ventanales encendidos.
Las estrellas desnudan las avenidas
por donde ninguna voz se aventura
a levantarse de las piedras negras
de la oscuridad y el olvido.

Flaquean las sensaciones y temblores
del hombre vivido
que en la suntuosidad sideral
arroja grandes piedras
para que la tristeza sea barrida,
y los ojos se cierren, por fin,
bajo la silenciosa boca de la astronomía
callada y parpadeante.

*

COLEGIATA

Es un anillo anular
el paso, de la amada y su espalda,
a la sombra y presencia
de la lámpara en la noche.
Un búho vuela en la palabra
que nunca se pronunciará.
En un cofre de madera
malviven los animales del deseo,
la fiesta de otras ajenidades
que fueron antes
que la espalda ignoradora.
¿Cómo será ese amor,
sin caras que se miren
ni dolores que se compartan?
¿Cómo las piernas y las lumbres
saciarán hambres sin alimentos
y comerán daños de ayer?
La costumbre sin uso
encubre la apariencia,
y erige un bastión
en las sombras de la noche.
Un repertorio sin partitura
pone músicas melancólicas en otros lugares.
En una cama coinciden
presencias y ausencias;
vibran al unísono.
¿Se escucha a los dolientes
morder las escarpias
de la resignación?
Solo la colegiata, su ruina,
donde la escolanía está vacía.

*

TODO TOCA A SU FIN

“Estoy muriendo, y aún la vida temo”
Garcilaso de la Vega

Todo toca a su fin.
Mañana se abren nuevas curvaturas en el tiempo
donde los manantiales de la vida borran
la huella de los pies en las arenas.
La sangre fluye mansa ya por otras latitudes.
Volver he a las espumas boreales de sueños fingidos
a los encuentros núbiles con la luna,
a los vergeles enigmáticos de la memoria,
y a las aves fantásticas de las claridades.
Culmina así la fiebre de tu vientre:
puro mar del oleaje que meciese mis pasiones.

Todo toca a su fin,
y ni siquiera mi amor por ti
se querrá a si mismo lo suficiente.

*

CUANDO PASE EL TIEMPO.  POEMA 44

Cuando pase el tiempo,
acaso podamos observar
-¡hela aquí, contempladla¡-
la obscenidad que su transcurso
produjo por doquier.

Mirad rostro y manos,
los surcos horadados en las mejillas,
los estigmas, las señales en las comisuras,
la incuria de los años.

Solo los ojos resisten
la danza efímera del fuego
que la juventud fue capaz
de retener para escarnio de la carne
y triunfo del espíritu.

La nieve sobre la cabeza
no será sino anuncio
del frío invierno que llega
de allende las recónditas loberas
donde el destino del hombre
puso su espanto y su descanso.

¡El tiempo que todo lo puede¡
-Hasta borrar nuestra imagen-..

..Y ya ajados y rotos,
acaso descubramos que no somos
lo que fuimos, lo que quisimos ser,
sino que, al fin, se nos revele
que somos solo
lo que durante nuestra vida
hemos defendido y defendemos.

*

LOS IDUS DE JULIO

Hoy en que cabalga el caballo de la amargura,
las golondrinas son simientes de ébano en el porvenir.
Alguien destruyó sus nidos y yergue su palo contra el cielo
donde el corazón aterido trata de limpiar
las diminutas escorias que salpican el silencio.

¡Dáte fuego en las manos, azufre en los ojos,
levanta la glicinia sobre la columna
-pues la ha derribado el viento-,
viaja a lejanas tierras, solo y dolorido,
y que los metálicos rascacielos claven agujas
en tu sueño de versos y mandolinas!.

Ya, amor mío, no espero recuperar
la cabeza cortada de la esperanza;
un feo barro se adhirió a las manos,
perdieron su brillo al ocultarse el día.
Vuelvo, pues, a deambular perdido,
entre escombros de hospitales amarillentos
donde comensales ahítos devoran las semillas.

Suenan instrumentos diminutos
en el instantáneo dolor de las mañanas
y conservan un sonido remoto de lunas sin salidas.
Vuelvo al hueco de los tragaluces
por donde mi amor sangrante
se vuelve ceniza, tempestad y miedo.

¡Qué triste, amor mío, que nadie espere la vuelta
del lobo que lamió tu herida, del monstruo venenoso
que aherrojó su vida tentado por tus sierpes de tacón!.

¿Triste y derrotado, para qué volver,
para qué contemplar que todo se ha ido?

*

El poeta almeriense Perfecto Herrera Ramos

Anuncios

10 Responses to “Perfecto Herrera”


  1. 1 Perfecto Herrera Ramos
    octubre 14, 2010 en 11:03

    Estimado amigo Julio:

    Vaya mi agradecimiento por delante, por esta oportunidad de poder estar en tu bitácora. Igualmente agradezco esa introducción que haces sobre mi persona y mis letras. Por todo ello te quedo reconocido.
    La amistad y el amor a las letras son a veces el nudo de hilos que escapan al corazón humano, sin necesidad de explicaciones, porque las mismas son difíciles de encontrar, y que surgen, como es nuestro caso, apenas sin conocernos, a no ser por esta relación literaria desde no hace tanto tiempo. Pero algo hay en nuestras personas y en nuestra forma de ver el mundo, que nos hermana de continuo. Hoy me honro de contar con tu amistad, como un preciado bien, de lo cual es una muestra mas esta oportunidad que me brindas de estar en tu espacio literario. Me siento realmente honrado, pues grande es la significancia que tiene para cuantos nos acercamos de continuo a su lectura, como una forma de enriquecimiento en lo literario y en lo personal.

    Me resta saludar con admiración esta idea tuya de hacer figurar a otros poetas, como una muestra mas de tu generosidad, que nos va a permitir, ser conocidos un poco mas por tus lectores, y conocer a otros autores, que a buen seguro nos harán disfrutar de la belleza y la inteligencia.

    Un abrazo y, salud.

    • octubre 15, 2010 en 17:10

      Amigo Perfecto:

      Recibo con cariño tus palabras y con emoción tu amistad; una amistad -como bien apuntas- que surge ocasionalmente en torno a la poesía y su creación, sin que medie otro conocimiento que el que se desprende de cuanto escribimos y decimos y en el cual atinamos a intuir una actitud vital y ante el mundo que nos hermana. Me alegra haber hallado tu poesía en la inextricable red, como ha ocurrido con otros autores a algunos de los cuales he tenido ocasión de conocer también personalmente y llegar a colaborar en algunas pequeñas empresas literarias. Consciente de lo limitado de nuestro peso y presencia en el vasto mundo literario, me complace -no obstante- encontrar compañeros tan valiosos con los que intercambiar y compartir inquietudes que me ayudan a contemplar el mundo más próximo, cotidiano y real con una perspectiva nueva, fresca y creativa. Contarte entre esos amigo es un lujo. Con un abrazo.
      Salud.

  2. noviembre 28, 2010 en 16:23

    Queridos Perfecto y Julio:

    Me complace encontrar esta semblanza biográfica de Perfecto y algunos de sus poemas aquí, en Lucernarios.

    La selección está realizada con esmero. La elegancia, la finura y la emoción poética son patrimonio de la obra de Perfecto Herrera.

    La poesía de Perfecto Herrera es siempre profunda y bella. Cada verso es una llamarada que va directamente al alma de cada lector. Carente de artificio la poesía de Perfecto trata siempre de llegar a la médula, al centro inmóvil del Ser. En el desamor, en la alegría, en el recuerdo, en el olvido o en la belleza las palabras de Perfecto siempre elevan el espíritu. Es una poesía transformadora, ya que cambia cualquier emoción y la pasa por el tamiz de una filosofía de la vida que trata de comprender cualquier experiencia.

    No hay desgarro, hay melancolía. No hay suicidio, hay aceptación. No hay pesimismo, hay estoicismo. El ritmo interno de cada verso nos trae cierta musicalidad y vibración vital.

    Leer a Perfecto Herrera nos pone en contacto con la Poesía Intimista realizada única y exclusivamente para Sentir lo más heroico del Ser Humano, cuando se desprende de todas las máscaras. Desnudez, orfandad y despojamiento en aras a experimentar la integridad en todas sus facetas.

    Enhorabuena, Perfecto, por escribir así.
    Gracias, Julio, por traerlo a tu Bitácora “Lucernarios”. Un autor que merece la pena en todos los aspectos: poéticos y humanos.

    Un abrazo para ambos
    Ana

    • noviembre 29, 2010 en 20:42

      Impecable comentario y análisis de la obra poética de Perfecto Herrera. Leo y aprendo, amiga Ana. Gracias por la parte que me toca en esta empresa, aunque el mayor mérito corresponde, como es evidente, al autor de unos versos como los publicados en esta bitácora.
      Muchas gracias por la luz de tus palabras en este espacio. Con un abrazo.
      Salud

  3. 5 Mario Martínez Martínez
    diciembre 23, 2010 en 21:19

    Hola Perfecto.
    Un verdadero placer compartir lugar en este Lucernarios de nuestro común amigo Julio. También es una experiencia nueva y grata poder ponerle cara a tu voz, amigo mío, y que sepas que a mi también me gusta tu forma de entender y de escribir la poesía, una forma sencilla de leer pero con la profundidad justa en los versos para que estos lleguen al lector plenos y nítidos.
    Una poesía, como dice nuestra también común amiga Ana, intimista, bella y emocionada.
    Un gusto compartir, compañero.
    Mi abrazo.
    Mario.

  4. 7 Pepa Agüera Sánchez
    noviembre 22, 2012 en 21:08

    Hola Perfecto:

    Aunque hace tiempo que había leído esta pagina en la magnífica bitácora de Julio, no había tenido tiempo de dejar un comentario como me hubiera gustado.

    Yo no se analizar la poética de nadie – ni la mía propia- desde el punto de vista del estilo, la temática y demás consideraciones. Para eso ya están los estupendos comentarios que me preceden.

    Lo que sí que puedo decir es que tu obra me gusta, me llega, con toda la fuerza de su sinceridad, de su lirismo y de su intrínseca belleza.

    Es un honor tener la oportunidad de compartir contigo un espacio en esta luminosa ventana de cultura y arte.

    Un abrazo

    Pepa

  5. noviembre 23, 2012 en 08:36

    Hola Pepa:

    Tus palabras me abruman. Mi intento de utilizar la palabra como instrumento de conocimiento más para mí que para el que me lee, para mi sorpresa produce, a veces, estas alegrías de ser degustado por otros de forma tal que encuentro reconocimiento en el esfuerzo que toda creación conlleva.
    Por demás, que para mi también es un lujo compartir este espacio que nuestro amigo Julio cuida y nos ofrece con toda la generosidad y sabiduría que le es propia.

    Vaya un abrazo para ti, en esta mañana, que aquí en mi tierra despierta luminosa y esperanzadora.

    Perfecto Herrera

  6. febrero 10, 2014 en 07:51

    muy bueno el post. Felicidades de nuevo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 415 seguidores

Estadísticas

  • 234,078 visitas

A %d blogueros les gusta esto: