12
Feb
10

Ovillejo de La mujer y el vino

 .

                     Mujer y vino para un ovillejo.Vino y mujer para un ovillejo

.

 

¿Qué es bueno sin desatino?
¡El vino!

¿Y es del hombre gran  placer?
¡La mujer!

¿Y qué cumple en su presencia?
¡Prudencia!

Pues si no cabe en su ausencia
la felicidad lograr
tampoco se ha de olvidar:
¡con vino y mujer, prudencia!

Julio G. Alonso

 Mujer y vino.

El ovillejo es una clase de estrofa que algunos denominan de alarde y que inventó en su forma actual Miguel de Cervantes Saavedra. La usó en el capítulo XXVII de su novela El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, escribiendo tres ovillejos para la ocasión. Los ovillejos se hicieron muy populares, pero luego su uso decayó hasta ser prácticamente  abandonado. Más tarde, en el Neoclasicismo, después en el Romanticismo, como hizo  Zorrilla en el Tenorio, aunque con algunas licencias,  y, por último, en el Modernismo, volvieron a ser utilizados. Miguel de Unamuno, uno de los mayores exponentes de la Generación del 98 (Antonio Machado, Pío Baroja, Ramiro de Maeztu, Ramon María del Valle Inclán y José Martínez Ruiz) también tuvo en cuenta esta estrofa en sus trabajos.

Es una estrofa brillante y muy sonora que implica cierta dificultad. Su elaboración artificiosa hace de esta estrofa un instrumento muy adecuado para la ironía, lo burlesco, lo humorístico o la sátira.

Anuncios

57 Responses to “Ovillejo de La mujer y el vino”


  1. 1 Perfecto Herrera Ramos
    febrero 15, 2010 en 15:46

    Muy interesante tu ovillejo, y una idea luminosa su reivindicación como estrofa. De cierto, que a nadie nos es ajeno el tono y el ritmo, y tu poema, lo dignifica y lo ensalza con verdaderas facultades talentosas.

    Un abrazo, poeta, y…no obstante, amigo.

    • febrero 16, 2010 en 12:24

      Gracias, Perfecto. Esta estrofa, al igual que las otras muchas de que disponemos, cumplieron su función como medio de expresión para los géneros en los que fueron trabajadas. Experimentar la sensación de experimentar con ellas es algo especial y que recomiento a escritores que, como tú, tienen talento, inspiración y maestría, como ejercicio y disfrute. Es, imagino, como la sensación de conducir un coche muy antiguo, una diligencia o una cuadriga, si me pongo a exagerar. Pero lo asombroso es descubrir que estos vehículos sirven perfectamente para transportar las emociones de nuestros días. Ovillejos, liras, décimas o espinelas, redondillas, octavas reales, sonetos, manriqueñas… están ahí en los trabajos de los inmortales, Cervantes, Quevedo, Lope de Vega, Santa Teresa, San Juan de la Cruz, Góngora, Rubén Darío, Antonio Machado, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Pablo Neruda, José Zorrilla y los etc. etc. que se te ocurran. ¿Por qué no probar? Es una tentación que no puedo resistir.
      Salud.

      • mayo 5, 2013 en 22:19

        Lo has descrito a la perfección. suscribo hasta los puntos, las comas y los etc.
        Te adjunto uno que, como ejercicio, hice no ha mucho tiempo:
        Ovillejo.

        ¿Qué provoca tus pesares?
        Achares.
        ¿Y qué marchita la flor?
        Dolor
        ¿Qué me obceca y torna ciego?
        Tu fuego.
        Y es por culpa del apego
        por lo que vivo aturdido.
        ¿Y qué me tiene abatido?
        Achares, dolor y fuego.

        (Trinidad)
        Un abrazo post-almeriense hermano.
        Pedro Vera.

      • mayo 6, 2013 en 11:58

        Buen intento de ovillejo, Pedro. Es una estrofa aparentemente fácil; pero hacerla con sentido, sin forzar las frases ni que entre con calzador, es bien difícil. Desconozco el término achares; busqué achar en el diccionario, pero no aparece. ¿Se trata de un regionalismo?

        Gracias por tu comentario tan amable. Te envío un abrazo que llegue hasta esas tierras almerienses y murcianas por las que andas.
        Salud.

  2. febrero 16, 2010 en 14:59

    Qué decirte, amigo, que me encantó tu sugerencia, lo voy a intentar! Aunque, no por que tenga talento, sólo por diversión.

    Un gran beso!

    • febrero 16, 2010 en 17:31

      Amiga Mónica:

      El talento te sobra; pero lo mejor son las ganas de divertirse y hacer algo lúdico y nuevo. Ya verás cómo “engancha” esto; además, sirve para escribir luego con mayor soltura las estrofas de verso libre que acostumbras.

      Alguien -un poeta chileno extraordinario que tal vez conozcas, Benjamín León– me comentaba una vez que en España partíamos en este caso con la ventaja de tener un Siglo de Oro que se estudia en las escuelas y los institutos, lo que marca nuestro particular modo de concebir el ritmo. Me decía que esta circunstancia no se da en Chile y, deduzco, lo mismo ocurrirá en el resto de países de habla hispana. No lo sé.

      Salud.

  3. febrero 16, 2010 en 16:01

    Ahí va mi humilde intento:

    OVILLEJO DEL PLACER Y EL ENGAÑO

    ¿Qué busca en el mar mujer?
    ¡las olas!

    ¿Y qué del hombre ella busca mirándolo como al mar?
    ¡placer!

    ¿y qué antepone al engaño?
    ¡despecho!

    Si quieres comer caliente,
    dormir en puerto seguro
    mejor caminar derecho
    ¡placer y olas, no engaño!

    *******

    CON TODO MI AFECTO.

    MÓNICA

    • febrero 16, 2010 en 17:42

      ¡Ay, Mónica! ¡Cómo he disfrutado con tu primer intento!

      Le has pillado la intención, has cogido bien el tema y planteado bien el desarrollo. Todo ello es perfecto. ¿Vamos con los escollos a superar?

      Los escollos se refieren a la rima y el verso de cierre.

      La rima es consonante y se forman tres pareados con un verso octosílabo y otro de pie quebrado (3 o 4 sílabas): 8a/3a , 8b/3b , 8c/3c

      El cierre se hace con una redondilla cuyo primer verso rime con los del último pareado:

      8c – 8d – 8d – 8c

      El último verso ha de recoger las tres palabras clave de los pies quebrados, en tu caso:

      Olas – Placer – Despecho

      Suele seguirse el mismo orden de aparición en los pareados.

      Visto lo cual, no queda más remedio que trabajar la rima… En este primer intento te has aproximado a la idea; sigue con ello y, en breve, podremos disfrutar unos ovillejos de primera. Con un abrazo.

      Nota.- Si estás interesada, puedo aconsejarte cómo hacer para escribir un ovillejo. Es una técnica sencilla.

      Salud.

  4. febrero 16, 2010 en 21:28

    CLARO! ME ENCANTARÍA! TENÉS MI E-MAIL SI PREFIERÍS. YA ESTOY TOMANDO NOTA.
    PD:TIENE RAZÓN LEÓN

    BESOSSSS

    • febrero 16, 2010 en 22:22

      Mónica:
      Intentaré dejarte aquí los rudimentos y, después, si lo ves preciso, comentamos vía correo electrónico, si te parece. De este modo, quizás alguna otra persona interesada se anime a acompañarnos en esta pequeña aventura.

      1.- Es mejor empezar a escribir el ovillejo por el final. Para escribir el verso final, cojamos el que tú has escrito. Nos quedaría:

      Olas, placer y despecho (O-las-pla-cer-y-des-“pe”-cho.- 8 sílabas con acento en 7ª)

      El pie quebrado del primer pareado es Olas (2 sílabas). Como el pie quebrado ha de tener 3 o 4 sílabas, le pondremos el artículo para que tenga 3: Las olas.

      Ahora nos queda encontrar un octosílabo que rime en consonante con “olas”… por ejemplo “caracolas”, que es algo también marino… (estoy improvisando, así que disculpa si sale algo forzado). Se me ocurre:

      ¿Qué son eco en caracolas?
      ¡Las olas!

      (Ya tenemos el primer pareado. Nos sugiere que en las caracolas se acostumbra a decir que se oyen las olas del mar al ponerlas en el oido. Esto nos debe meter en el tema: la mujer, el mar y el deseo del hombre)

      El segundo pie quebrado es “Placer” (3 sílabas, ya que es aguda, 2+1). Con “placer” rima “mujer”; así que podemos intentar:

      ¿Qué ve el hombre en la mujer? (octosílabo 7+1)
      ¡Placer!

      El tercer pie quebrado: Despecho.
      Para “despecho” tenemos rimas como: lecho, estrecho, pecho, sospecho, maltrecho, etc.
      Pongamos, por ejemplo:

      ¿Y qué les hiere en el pecho?
      ¡Despecho!

      Bueno; ahora nos queda escribir la redondilla: a-b-b-a. Necesitamos otra rima con “pecho” y despecho” para empezar la redondilla que tiene que terminar con el verso:

      Olas, placer y despecho.

      Podremos decir algo del mar (como imagen de lo que sueña la mujer o lo que le sugiere) y relacionar a ésta con el hombre, el placer… o el despecho, el desengaño o desencuentro… O buscar un lugar (a modo de coctelera) donde se mezclen todos los ingredientes: ¿la cama?

      Si en el espacio del lecho
      soñais cosas diferentes
      no es raro que así te enfrentes
      a olas, placer y despecho.

      Para que haya corrección sintáctica hemos tenido que introducir la preposición “a” en el verso final; si leemos ao-las (con sinalefa) pues seguimos teniendo 8 sílabas.

      Amiga Mónica, todo esto es a vuelapluma y queda un poco forzado. Pero se trata de un ejemplo de los pasos a seguir y en qué orden. Luego, es cuestión de práctica y de buscar. No siempre vas a poder decir exactamente lo que tenías pensado, e incluso a veces te irás a otro tema, pero… Dejamos el ovillejo seguido:

      ¿Qué son eco en caracolas?
      ¡Las olas!

      ¿Qué ve el hombre en la mujer?
      ¡Placer!

      ¿Y qué les hiere en el pecho?
      ¡Despecho!

      Si en el espacio del lecho
      soñais cosas diferentes
      no es raro que así te enfrentes
      a olas, placer y despecho.

  5. febrero 16, 2010 en 21:41

    VAMOS A VER!! QUE MI MAESTRO SERÁS VOS Y YA VEO QUE EL TERCER PAREADO TUYO EN “LA MUJER Y EL VINO” NO CUMPLE LA REGLA QUE ME DISTE ES: 8/2
    (me parece que en esta te pillé!!! o hay ecepciones? ajjaajajaj, dime, dime)

    por otro lado estuve observando y el mío es un excelente !OVILLEJO LIBRE! PORQUÉ NO ACERTÉ EN NADA!!! YA VOY A INTENTAR HACER DE ÉL UN OVILLEJO QUE RESPETE LAS REGLAS. YA VERÁS!

    • febrero 16, 2010 en 22:44

      No hay cuidado, Mónica:

      ¿Y es del hombre gran placer? (7+1 por ser aguda placer)
      ¡La mujer! (3+1 por ser aguda mujer)

      Hemos dicho que el pie quebrado puede tener 3 o 4 sílabas. De este modo:

      ¿Y es del hombre gran placer? (7+1 por ser aguda olacer)
      ¡Mujer! (2+1 por se aguda mujer)

      En ambos casos la medida es perfecta. Se trata de elegir la lectura que resulte menos confusa y se lea con más facilidad.

      A veces introduzco algunos cambios cuando creo que se va a entender mejor, como es el caso, que me quedé con un pie quebrado de 4 sílabas.

      El pie quebrado del tercer pareado es Prudencia: Prudencia (3 sílabas)

      Salud.

  6. febrero 16, 2010 en 22:05

    A ver cómo me salió ahora!!!

    OVILLEJO DEL PLACER Y EL ENGAÑO

    ¿Qué busca en el mar la mujer?
    ¡el placer!

    ¿Y qué del hombre ella añora?
    ¡las olas!

    ¿y qué antepone al engaño?
    ¡despecho!

    Si quieres tener su pecho
    dormir en puerto seguro
    mirar con bien el futuro
    ¡placer y olas, sin despecho!

    • febrero 16, 2010 en 22:57

      ¿Qué busca en el mar la mujer? (8+1 – nos sobra 1 sílaba)
      ¡El placer! (3+1 -Bien, pero también valdría Placer (3 sílabas, 2+1)

      ¿Y qué del hombre ella añora? (Perfecto)
      ¡las olas! (No rima en consonante con “añora”. La rima es asonante)

      ¿y qué antepone al engaño? (Perfecto)
      ¡despecho! (No nos sirve. Es una rima totalmente diferente. Se necesita un pareado con “engaño”)

      Si quieres tener su pecho
      dormir en puerto seguro
      mirar con bien el futuro
      ¡placer y olas, sin despecho!

      La redondilla está bien métricamente; sintácticamente nos pide una coma al final del primer verso (se anuncia una enumeración) y la conjunción copulativa “y” en el tercer verso, pero nos desequilibraría el verso que tendría 9 sílabas, así que haremos una pausa para llegar al final o conclusión. En fin, se puede mejorar.

      Creo que, en poco tiempo, ya has avanzado mucho. Con unos cuantos intentos más, te vas a hacer la reina del ovillejo.
      Salud.

      Nota: Tengo duda en la lectura del tercer verso de la redondilla. Si estuviera escrito en forma imperativa, sería: mirad con bien el futuro. Pero si se sigue la condicional Si quieres… entonces hay que dejar el verso como está, introducido por infinitivo.

  7. febrero 17, 2010 en 12:43

    Vamos a ver si me estoy arrimando!

    OVILLEJO DEL PLACER Y EL ENGAÑO

    ¿Qué busca en el mar mujer?
    ¡placer!

    ¿Y qué del hombre farola?
    ¡olas!

    ¿y qué antepone al deshecho?
    ¡despecho!

    Si quieres tener su pecho,
    dormir en puerto seguro,
    mirad con bien el futuro
    ¡placer y olas, sin despecho!

    • febrero 17, 2010 en 19:18

      Veo que no cejas en tu empeño; eso es lo que hará que, finalmente, consigas unos buenos ovillejos.
      En el caso que nos ocupa, te darás cuenta de que la búsqueda de rimas hace que tengas que meter con calzador algunas palabras y se pierde el sentido general del texto. ¡Qué se le va a hacer! Son los problemas de las rimas. Por ejemplo,en el segundo pareado, a farola/olas le falta una ese a farola. Pero yo no sé qué significa”farolar del hombre”(sic), ni qué tiene que ver con las olas. En el siguiente pareado deshecho/despecho pasa algo parecido al ser difícil de interpretar el significado de anteponer algo al deshecho (¿algo que se deshace?). En fin, rima, pero es confuso. Por último, en la redondilla, que has mejorado bastante, faltaría darle coherencia suponiendo el mismo sujeto. En el primer verso el sujeto es “tú”, pero luego aparece “vosotros” en el cuarto verso. Tal vez, podría ser:

      Si “queréis” tener su pecho,
      dormir en puerto seguro,
      mirad con bien el futuro:
      ¡placer y olas, sin despecho!

      Bueno, bueno… como se ve, la dificultad de conjugar rima, medida, tema y coherencia sintáctica o corrección expositiva, es importante. Pero, ánimo, y si este ovillejo se resiste, ¡a empezar otro con otro tema!

      Salud.

  8. febrero 17, 2010 en 13:32

    No había leído tu ovillejo de las caracolas, me parece que estabamos escribiendo casi al mismo tiempo. !haberlo leído antes!

    Sí, tal vez, otro se anime, seia divertido y un excelente aprendizaje

    • febrero 17, 2010 en 19:24

      Ya me he dado cuenta de que hemos estado escribiendo a la vez. El ovillejo de “las caracolas” es un mal ovillejo que fuí improvisando como ejemplo. Cumple las condiciones métricas, pero adolece de sentido o se capta de manera confusa. No es el mejor ejemplo, pero fue el que se me ocurrió. Puedes fijarte en otros para trabajarlos. En esa respuesta sólo pretendía darte unas pautas de actuación.
      Salud.

  9. 19 Perfecto Herrera Ramos
    febrero 18, 2010 en 14:08

    He pasado un rato divertidisimo mientras “ovillejeabais” (¡Que palabro me ha salido!) Creo que me voy a apuntar a esto de hacer ovillejos. No habia reido tanto desde hace tiempo. Gracias Julio y Monica.
    Tambien me da que pensar todo esto, lo interesante que seria poder plasmar por escrito todo el desarrollo que conlleva hacer cualquier poema, poder ver los borradores, las tribulaciones del creador y las tachaduras. Hay, a veces, tantas posibilidades en un solo poema. Cabria incluso la posibilidad de dar varias versiones del mismo poema. ¿Todas esas posibles variantes no darian mayor riqueza a la expresividad de lo que se quiere trasmitir?
    Amigo Julio, creo que has abierto una rendija increible. Ya seguiremos en otro momento. No quiero ponerme pesadito.

    Un abrazo.

    • febrero 18, 2010 en 16:06

      Amigo Perfecto:

      Como dices textualmente: “lo interesante que sería poder plasmar por escrito todo el desarrollo que conlleva hacer cualquier poema, poder ver los borradores, las tribulaciones del creador y las tachaduras” ¡Ahí es nada! Y, además, con las diferentes versiones del poema… Es, francamente, una buena idea. ¿Te imaginas el alivio que una cosa así hubiera supuesto para nuestro atribulado Antonio Gamoneda hoy, que leo, perdió en Barcelona los últimos poemas que llevaba pergeñados en una carpeta? Espero que los llegue a recuperar. En este caso, como ya es público todo, pues no se nos pierde nada.
      Salud.

  10. febrero 18, 2010 en 15:00

    HUIJAAAAAAAAA!!(como diría Patoruzú – su máxima expresión de alegría- Gran revista argentina de historietas)

    Ya otro que va a sumarse. Por favor, Perfecto, hacé tu intentooooo!!!

    Saludossssssssss

  11. febrero 18, 2010 en 15:12

    Alonso! en principio, era hacer la rima y, FAROLA, encajó. PERINOLA me sobraba una sílaba ajajaajajaj Y QUÉ DEL HOMBRE PERINOLA?

    Aquí, en Argentina, decimos ” ahí anda, faroleándose” por decir: mostrándose, haciéndose ver, haciéndose el lindo, luz de farol.
    Más o menos, así,es la idea.

  12. febrero 18, 2010 en 15:45

    “TÚ” OVILLEJO

    ¿Qué es bueno sin desatino?
    ¡El vino!

    ¿Y es del hombre gran placer?
    ¡La mujer!

    ¿Y qué cumple en su presencia?
    ¡Prudencia!

    Pues si no cabe en su ausencia
    la felicidad lograr
    tampoco se ha de olvidar:
    ¡con vino y mujer, prudencia!

    **************

    TE DEDICO, ALONSO

    “MI” OVILLEJO DEL PLAGIO

    ¿Qué es bueno sin desatino?
    ¡el vino!

    ¿Y es del hombre gran placer?
    ¡el comer!

    ¿qué no cumple en su presencia?
    ¡prudencia!

    Pues si no cabe en su ausencia
    la felicidad lograr
    tampoco se ha de olvidar:
    ¡vino y comer con prudencia!

  13. febrero 18, 2010 en 16:10

    Je,je,je… La cosa tiene guasa, porque fuiste a dar en el clavo con lo del “comer” (que rima, como sabes, con otras muchas muy conocidas…) Buen plagio, Mónica.
    Salud.

  14. febrero 21, 2010 en 11:31

    Julio, maestro.

    Un gusto leerte este ovillejo, el resucitarle, ya que no es muy conocido ni utilizado, pero que leyéndoos en la diatriba de su concepción, parto y desarrollo, deja bien a las claras tu propio conocimiento y los pormenores de un parto. Que no parece tan sencillo, visto lo visto. Y le digo a Mónica, que está en el camino, pero ha de insistir con el flujo y el reflujo. Se ve que ella se defiende muy bien en verso libre pero el verso rimado no es -todavía- su fuerte.
    Hasta Perfecto tiene aquí espacio para animaros y animarse al reto. A mí, que la rima me acompaña desde siempre, a mi pesar en muchas ocasiones, no me cabe más que decirosló en ovillejo. Nobleza obliga:

    ¿Qué exhibió Julio en lección?
    ¡Pasión!

    ¿Y Mónica en su insistencia?
    ¡Paciencia!

    ¿Y aplaudiéndoles Perfecto?
    ¡Su afecto!

    Pues si busca el intelecto
    plasmarse en un ovillejo
    que tenga en cuenta gracejo,
    pasión, paciencia y afecto.

    Un abrazo a los tres, por vuestro esfuerzo.

    A tu manera, Julio. Salud.

    • febrero 21, 2010 en 18:19

      ¿Y qué decir, ahora, tras esta muestra de alarde con la firma de Santiago Redondo Vega?:

      ¿Qué exhibió Julio en lección?
      ¡Pasión!

      ¿Y Mónica en su insistencia?
      ¡Paciencia!

      ¿Y aplaudiéndoles Perfecto?
      ¡Su afecto!

      Pues si busca el intelecto
      plasmarse en un ovillejo
      que tenga en cuenta gracejo,
      pasión, paciencia y afecto.

      Pues que, amén de disfrutarlo, me he quedado con la boca abierta y muerto de envidia por la facilidad con que has compuesto este ovillejo y la naturalidad con que se lee. ¡Una joya y un regalo para Mónica, para Perfecto y, naturalmente, para mí!
      Se lo recomendaré a Mónica como modelo; pero no para que lo plagie. Esta vez tiene que atreverse con uno entero ella solita, y apuesto a que lo consigue.
      Muchísimas gracias, Santiago por este paso tan enriquecedor y grato. Con un abrazo.
      Salud.

  15. febrero 21, 2010 en 11:37

    ¡Ah! Julio, y me he reído mucho con la “picardía” de tu última respuesta a Mónica. Los verbos de la segunda conjugación referidos a interacciones con señoras, pueden ser muy suspicaces en su rima.

    Sigo en el abrazo.

    • febrero 21, 2010 en 18:03

      Amigo Santiago, los ovillejos despiertan ese instinto socarrón que te hace hasta buscar rimas imposibles o tan reales como las que pintan con la segunda conjugación… tan mal conjugada tantas veces, ¡ay!
      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Salud.

  16. febrero 21, 2010 en 23:41

    Paciencia que ya los sorprenderé!!
    Muchas gracias, Santiago, por el ovillejo, me lo llevo!!

  17. febrero 22, 2010 en 02:24

    TIENE RAZÓN SANTIAGO!!! SOY UN QUESO GRUYERE CON LA RIMA !SIGO INTENTANDO!

    De un poema bello, la chusca
    !Se busca!

    ¿Qué para un buen ovillejo?
    !Consejo!

    Y en eso ¿Quién no es sonso?
    !Alonso!

    Si quieres salir de intonso,
    aprender sobre estas lides
    y frutos que den tus vides
    !busca consejo de Alonso!

    • febrero 22, 2010 en 09:19

      ¡Mecachis! Esto, Mónica, es todo un ovillejo… Casi que, visto lo visto, podríamos ir enlazando ovillejos en una conversación y llegar a componer una pequeña obra dramática.
      Me ha encantado. En todo muy bueno, el tema, el desarrollo, la ingeniosidad de las rimas, el acertado vocabulario con con ese “sonso” (que tuve que buscar en el DRAE), “chusca” e “intonso”. Aplaudo de pie. Y me siento muy honrado por el lugar que me otorgas en el ovillejo. Gracias.
      Salud.

  18. febrero 22, 2010 en 13:07

    GUAUUUUUUUUUU!! !DE VERDAD! ME PARECE QUE ERES MUY GENEROSO!
    MI EGO CHIFLA!
    VA OTRO:

    OVILLEJO DE DOLOR POR LA AYUDA QUE NO RECIBE HAITÍ

    Haití ¿Qué hace en esta hora?
    !llora!

    El norte marca su suerte
    !Muerte!

    Si hasta pierden la pelambre
    !De hambre!

    Es el pueblo puro estambre
    de flores al cementerio
    Haití muere y no hay misterio
    !llora su muerte de hambre!

    • febrero 22, 2010 en 22:09

      Amiga Mónica:

      Si hubieras nacido en la época de Cervantes le hubieras quitado el sitio en el Parnaso. Ahora, en serio, te diré que con la utilización de este ovillejo para denunciar la verdadera tragedia del pueblo haitiano, me has impresionado y me has reforzado en el convencimiento de que esta estrofa puede usarse también para la denuncia social y la reivindicación, como apuntaba en mis Proclamas en ovillejos. ¡Precioso y duro ovillejo, Mónica! Un aldabonazo de poesía que llama a las puertas de la verdadera razón de la muerte en países como Haití: la miseria y el hambre.
      Salud.

  19. febrero 22, 2010 en 23:01

    Gracias, Alonso. Si hace 4 o 5 días atras me preguntaban sobre como hacer un ovillejo no habría podido responder. Yo entré verso libre a la poesía, amigo, pero haber logrado esto y que, además, le des tu visto bueno, me llena de placer.

    Un abrazo y, otra vez, muchas gracias a vos, a Perfecto y a Santiago.

    PD: Voy a subir algo de toda esta experiencia compartida a mi blogs si me lo permiten, ustedes pueden usar mis ovillejos y los pormenores de este parto (como dijera Santiago) donde y como quieran.

    Seguiremos en contacto.

    Besossssss

  20. febrero 23, 2010 en 12:45

    Gracias a ti, Mónica, y la ocasión que nos brindaste de explicar un poco este tipo de estrofa, desconocida y poco usada, pero interesante, como se puede ver.

    Leeremos en tu bitácora lo que tengas a bien publicar de esta experiencia. Con un abrazo.
    Salud.

  21. febrero 23, 2010 en 20:16

    VOY OTRA VEZ!

    OVILLEJO AL HAMBRE, CRIMEN DE LESA HUMANIDAD

    ¿Al niño que pide pan?
    !No dan!

    ¿Qué merece este mal ludio?
    !Repudio!

    ¿Quienes gozan sus alardes?
    !Cobardes!

    No merecen ni esguarde.
    en hora mala nacidos,
    de mala madre paridos
    !Dan repudio los cobardes!

    • febrero 24, 2010 en 11:18

      Tremenda tu agilidad, Mónica. ¡Yqué vocabulario! Me llevas al diccionario con dos palabras que desconocía, “ludio” y “esguarde”. En el ovillejo que sigue a éste traes “lene”, “cuncuna” y “hembruna”, también de diccionario. Te pregunto, por curiosidad, ¿son palabras de uso frecuente en Argentina? Bueno, pues las has encajado en su sentido más amplio sin complicaciones. El ovillejo del Hambre, me parece en todo equilibrado y nada puedo decirte, salvo que yo sería incapaz de hacerlo mejor. Con un abrazo.
      Salud.

  22. febrero 23, 2010 en 21:45

    VA EL QUE ME SUGERISTE CON EL PROGRAMA DE RADIO. ESPERO TUS CORRECCIONES

    OVILLEJO A LA RADIO LUNA DE PÁJAROS.

    El poema, al caer ¿tiene lene?
    !Él tiene!

    ¿ y en el cielo aquellos jaros?
    !Son pájaros!

    ¿y es bella como cuncuna?
    !La luna!

    La poesía es toda hembruna
    del desconcierto a caballo
    que grita a todo chocallo
    !tiene pájaros la luna!

    • febrero 24, 2010 en 11:25

      Técnicamente, perfecto, y muy poético el verso de cierre con el lema. Como te comenté antes, he tenido que buscar los significados de algunas palabras que en España no son conocidas. Si algo debo decir son dos cosillas sobre el discurso: una es la idea del caer de la poesía que se me hace un poco rara, y luego lo de ver jaros en el cielo, pues entiendo que son unas plantas que se dan en los montes… ¿tal vez la altura de los montes nos hace pensar en los pájaros al ver los jaros? La redondilla es preciosa, esa poesía hecha mujer como un caballo desbocado que nos anuncia los altos pájaros de la luna, a donde la inspiración no puede llegar más alto. Muy bello. Con un abrazo.
      Salud.

      Nota.- Seguro que disfrutaré mucho en tu bitácora con el montaje que hagas con los ovillejos.

  23. febrero 24, 2010 en 15:00

    Julio, no, no son palabras frecuentes, me llevó todo un trabajo buscar la rima y darles sentido, mucho trabajo !vaya que sí!
    en cuanto a los “jaros” lo tomé desde el punto del monte y también en su acepción como “manchas”
    MANCHAS EN EL CIELO.
    TE CUENTO QUE SÓLO ME ARRIMÉ UN INSTANTE A LA PC PARA MIRAR TUS COMENTARIOS, MI CADERA SE ESTÁ QUEJANDO MUCHO Y ME INDICARON REPOSO Y ANALGÉSICOS POR LO QUE TARDARÉ, UN POCO, EN SUBIR LOS OVILEJOS A MI BLOGS Y ARMAR ESA ENTRADA; MIENTRAS, PENSARÉ EN OTROS PARA QUE LUEGO ME CORRIJAS.
    TE CUENTO QUE YA MI BASTÓN, AL QUE HE PINTADO DE AMARILLO Y VERDE, NO TIENE MÁS LUGAR PARA TODOS LOS MICROPOEMAS QUE LE HE ESCRITO. !UNA OBRA DE ARTE! !LÁSTIMA QUE YA NO ENTRE UN OVILLEJO!!

    ABRAZOSSSSSSS

  24. febrero 24, 2010 en 20:25

    Se nota el trabajo, Mónica. Cuídate y te espero -te esperamos- cuando estés repuesta para seguir leyéndote. Tal vez tengamos ocasión de intentar otras aventuras con la métrica: ¿liras? ¿décimas o espinelas? ¿sonetos? ¿manriqueñas? ¿octavas reales?… Bueno, te dejo ahí el gusanillo que despierte tu genio creador mientras reposas. Con un abrazo.
    Salud.

  25. 43 Adebua
    octubre 8, 2010 en 21:05

    Aunque dejarlo ahora debo,
    ¡espero!
    Y aqui sigo, silente
    ¡Impaciente!
    Esperando con respeto
    ¡lo vuestro!
    Sin que se me tuerza el gesto
    quedo con mucha alegría.
    Y en internet, otro día,
    ¡espero impaciente lo vuestro!

    Saludos

  26. 45 Adebua
    octubre 24, 2010 en 10:23

    Me imagino que los conoceréis.
    Son dos ovillejos extraidos de la gran obra “La venganza de Don Mendo”, de Don Pedro Muñoz Seca.

    Queden aquí para conocimiento de quien los ignore y disfrute de los demás.

    ¿Quién se acerca inoportuno?
    ¡Uno!
    ¿Sabe qué suerte le cabe?
    ¡Qué sabe!
    ¿Y qué le impulsó a subir?
    ¡Reñir!
    ¿Dijo reñir o morir?
    Reñir y matar si cabe,
    Que entró por ese arquitrabe
    Uno que sabe reñir.

    Morirás, ¡rayos y truenos!
    ¡Menos!
    Que mi espada vidas roba.
    ¡Coba!
    ¿Eres juglar o escudero?
    ¡Caballero!
    Entonces con más esmero.
    Pues entonces presto a reñir,
    Que no os tenga que decir
    Menos coba, caballero.

    • octubre 24, 2010 en 14:10

      Aunque conozco la obra de Muñoz Seca y he visto la representación de esta obra, no recordaba estas estrofas que nos dejas aquí y que he disfrutado mucho por su perfección formal y la gran expresividad que consigue el autor con ellas.
      Gracias, Abedua.
      Salud.

  27. 47 JUAN
    febrero 12, 2012 en 15:52

    Querido Julio, y, en este caso, también MóniCa.
    He leído con gran placer el “duelo” de dos bertsolaris de postín. Y a fuer de ser sincero diré que aunque las olas de los argumentos viene y van, no he visto despecho alguno en su desenlace. Prometo hacer un ovillejo.
    Abrazos mil.
    j.

  28. febrero 13, 2014 en 21:17

    Amigo Julio, y maestro, ¿para cuándo otro taller mano a mano? Gracias por enseñarnos los Ovillejos.
    Por otro lado, he pasado un buen rato con tus comentarios y los de Perfecto, Mónica y Santiago.
    Felicidades a Mónica por los dos últimos.
    Prometo hacer un Ovillejo.
    ¡Un abrazo a todos los poético-foreros!

    • febrero 14, 2014 en 17:13

      No suena mal la propuesta de hacer un taller de escritura mano a mano. Me gusta, lo sabes, ensayar las nuevas viejas estrofas y formas, probar su esencia, degustar su técnica, encontrar la forma de incorporarlas a los temas de siempre y buscar la inspiración de sus ritmos.

      Cuando escribas ese ovillejo, espero leerlo y disfrutarlo, amigo Ritxi. Con un abrazo.
      Salud.

  29. 51 Lumy Quint
    junio 20, 2014 en 10:25

    Muchas gracias Julio G. Alonso por compartir tu poema conmigo. Me ha gustado mucho y hasta me ha hecho sonreír por el consejo. Aunque no sea un tipo de poesía que sea popular, es reconfortante crear siguiendo reglas. Te da la satisfacción que puedes llegar crear cosas muy interesantes una vez que aprendes las reglas. El ovillejo tiene ritmo, es musical y por eso me gusta. Gracias por tu visita a mi blog. allí los comentarios estan justo debajo de la publicación con lo que tu comentario aparece al principio. Casi me voy sin dejar comentario aquí, pues no encontraba donde dejarlo 🙂 Nos leemos. un abrazo.

    • junio 20, 2014 en 17:20

      Lumy, me alegra poder compartir gustos poéticos contigo. Espero, desde otro ordenador, poder acceder a tu cuaderno y dejar comentarios. No siempre los aparatos estos responden bien y, muchas veces, también depende del navegador. En fin, que me gustó tu propuesta y a mí me hace feliz saber que el mundo de la métrica se valora y practica. Con un abrazo.
      Salud.

  30. 53 puchelar
    marzo 22, 2017 en 11:56

    PENSANDO. 4
    La luna puñal de plata.
    Me mata.
    Sus pestañas como un broche
    de noche.
    Una mañana temprana.
    Ana.
    Cuando suena la campana
    la calle está desierta
    pensando cierro su puerta
    me mata de noche Ana.
    Puchelar.

  31. 56 puchelar
    marzo 22, 2017 en 23:01

    DESATINO.
    En mis manos nace el arte
    para darte esos momentos
    fuego, amor de besos lentos
    cuando lo prefieres fuerte
    no tengo más que decirte.
    que Tu cuerpo es mi destino
    Sin el yo me desatino
    y me busco algún engaño
    que a mí me sirva de apaño
    hasta verte en mi camino.
    Puchelar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 406 seguidores

Estadísticas

  • 232,789 visitas

A %d blogueros les gusta esto: