Archive for the 'Todo poesía' Category

15
Feb
19

El libro de los muertos

El libro de los muertos

Con  espanto y guerra, los ojos desorbitados,
galopa el caballo picassiano,
golpea la tierra
con las patas de Rocinante;
se  cuela la picaresca en Siglo de Oro
por los arlequines
de los días más azules del siglo
veinte
y Cervantes
remueve los pinceles y mezcla los colores
en la paleta de grises tenebrosos.
Una vez más, ay, Goya y la España trágica
devorándose a sí misma
mientras escribimos el libro de los muertos
y emerge la luz en sortilegios.

¡Qué largo viaje, patria, nos amenaza
en el filo de la espada de la historia
hasta el juicio de Osiris!

¡Fría es la jornada que te acompaña
al levantarse el campo
y la batalla aplaza su final y hará la cuenta terrible
de los vivos
antes de que decline el día!

Echa tierra a mis ojos,
que no alcancen mis hijos a ver tanta desgracia;
desnuda mi cuerpo, entrega a los dioses mis riquezas,
que nada estorbe la ligereza del viaje;
así, patria, se cuentan las jornadas
y las estaciones y los años a la grupa del destino
arrumbado a la cintura de tus costas,
alto en tus verticales montes,
agreste en el aire
que sobrevuelan las águilas,
extenso en las llanuras
de la esperanza.

                                   González Alonso

01
Feb
19

Luna de febrero

Luna de febrero

Rueda, luna, los cielos
del mes febrero,
esquivas las miradas,
la cara oculta
entre sus velos.

¡Ay, niña,
dónde pones los ojos,
por quién suspiras!

Rueda, luna, los cielos
fríos de invierno,
que por los cielos ruedan
todos mis celos.

¡Ay, celos, cárcel
del alma,
amor sin esperanza
de tu despecho!

Del pozo de la noche
te traigo un cesto
lleno de estrellas
y un manojo de escarcha
hecha de versos.

Al balcón de la mañana
se asoma el día.

Yo muerto soy de amores,
la luna
mira.

      González Alonso

19
Ene
19

Canto de Almería

Atardecer en Almería

Como cantas
vives
por la herida de la mina
y el taranto, voz de agua
y timbre de metales.

Vives como cantas
al ritmo de las olas azules de tus costas
a donde llegan los peces y los hierros
que arrastraron los trenes
de la historia.

Voz de canto es tu voz
hundiéndose en la tierra
donde florecen cobres, plomo
y oro
amasados en milenios
de hornos primigenios,
soles ardientes que forjaron la leyenda
de tus cimientos
volcánicos.

¡Qué dulce amor al paso de las brisas
por la árida piel que pueblan los palmitos
con sus frutos verdes
y desérticos!

Como espejo del mar
te veo, atalaya
de las miradas que alzan el vuelo
a tus costas de sal.

Como húmeda promesa amarrada
a los anzuelos
del palangre entre las aguas
te siento, en la fértil luz que las corrientes mecen
sobre las plácidas praderas
de poseidonias

te poseo.

¡Qué sueño, qué ilusión,
qué canto!

¡Qué tacto de esperanza!

González Alonso

     Playa Los Genoveses.Playas de Mojácar

09
Ene
19

Luna de enero

Vienes a la huerta fría
con tu sombra
luna hortelana de enero,
luna nueva
luna llena
y las ramas de la poda por el suelo.

Vienes en cuarto creciente
hilando los filandones
de las noches del invierno.

La siembra esparce semillas
y esparce su frío el viento.

Luna de enero en los surcos
helados, duros
y yertos.

Por las cumbres de los montes
andan los lobos hambrientos
aullando al aire y las nubes
que esconden tu rostro, luna
de siembra y de  poda
ahincando
por la tierra de  los huertos
la vida de perejiles,
ajos, habas
y cebollas,
luna de historias y cuentos
en el amor de la lumbre
del hogar de los abuelos.

Luna de la luna nueva,
luna llena, ¡ay, luna
creciente donde
sueñan y duermen los sueños!

                                          González Alonso

07
Dic
18

Carta de diciembre

……….Árboles helados.Estación de tren de La Pola de Gordón (León)

Carta de diciembre

Este diciembre ha sido
de invierno y nieve; los montes de la infancia
aparecieron de repente ante tus ojos
con su blanco
de los días grises
y el aire frío.

Ya no hay buzones en los trenes
donde dejar las cartas, ni estaciones
donde cobijar la espera. Los andenes
vacíos
y el reloj de pared sin agujas
ni horas
hunden la soledad en el silencio
nevado de este invierno.

Este diciembre ha sido de feliz Navidad
mientras cubría de nieve las montañas.

Quise escribir una postal, pero no hay
un tren correo para echarla
y dejarla ir con sus buenos deseos.
De todas formas, el cielo acarició las ramas
heladas de los árboles y los arroyos corrieron
con la voz cantarina de sus aguas.

Y entonces
pensé en ti
y en una tacita de chocolate
bien caliente.

González Alonso

Taza de chocolate entre las manos y ante el fuego

21
Nov
18

La ceniza

Guerra e invierno en Siria

La ceniza

Fue un invierno largo de paraguas secos
y días nublados; un sinvivir de noticias sobre los gobiernos
de las naciones. Fue, lo recuerdo, imágenes de olas
con sus muertos en las arenas de las playas
y un eco sordo de millones de pisadas hacia algún lugar
lejos de la guerra. Damasco
ardía.

Delante de toda la angustia los gladiolos florecieron en enero
como la sonrisa triste de una primavera
llegada a destiempo. Incendiadas las ciudades
de Oriente
Europa se poblaba de penas, el vestido
de la tragedia
que les queda
a los refugiados.

Fue un invierno de fuegos en los montes
y viento sur, de políticos conspirando para trazar
nuevas fronteras; invierno de preguntarse qué pasa
y por qué pasa; de bofetadas de hambre
y miedo en los huesos y el peso de la historia
escribiendo páginas repetidas.

¡Qué hacer! Fue un invierno
que dejó su frío desesperado en los corazones
como deja la muerte
su beso en los ojos de los que huyen, y sin mirar atrás
entregan su aliento al horizonte de la esperanza,
esa  ave que vuela confundida
el azul interminable, infinito
de distancias.

Las urnas de los votos son urnas funerarias
en las que caben los sueños
y  las cenizas de las promesas.

                     González Alonso

Guerra de Siria

13
Nov
18

Luna

 

Luna en la noche de Carboneras.- Almería - Anadalucía (España)

Luna

No quedes con la luna
impuntual,
inconstante y caprichosa; déjala
ir
rasgando el horizonte
con su belleza roja,
el rutilante blanco de su rostro
rielando las aguas
sobre espumas de olas;

que acompañe, ángel del sueño,
las horas de tus noches.

Vencida de hermosura
sólo es abrazo de encendidas estrellas;
mírala
con su rumor cautivo de leyendas,
con su blancor redondo,
la dulce evocación del amor,
el sutil tacto de las sombras,
la luz titilante del deseo,
la eterna atracción de sus secretos
e ilusiones derramadas. Luna
al fin. Déjala
ir. Que vuele las cúpulas
del cielo. Que vuele sin trabas el albor
de las miradas,
la pasión que alumbran
luminarias
de las torres
más altas.

González Alonso

Luna en la noche sobre un pueblo de Grecia

 




febrero 2019
L M X J V S D
« Ene    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  

Archivos

Traductor / Translator

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 596 seguidores

Estadísticas

  • 263.757 visitas

Comunidad de lecturas