02
Dic
15

Las horas de diciembre

 

.

Se asienta en el fuego
la mirada,
en ascuas arde el sueño;
el silencio te acoge
como sombra alargada de la noche
y las horas decembrinas pasan
por entre los recuerdos.

¡Qué soledad te alcanza
y qué nostalgia
mientras el aire vuela afuera sus desvelos!

Es noche de lobos y de invierno,
de crepitar de brasas en el alma
y vino rojo en tu copa,
un anhelo
de horas blancas de diciembre, país invisible
del “érase que se era…
en buena hora sea, el mal
que se vaya,
y el bien que se venga”*.

González Alonso

*Fórmula usada en cuentos tradicionales de los siglos XVI y XVII, con diferentes variantes.

Anuncios

16 Responses to “Las horas de diciembre”


  1. diciembre 2, 2015 en 12:29

    ¡¡Me encantó¡¡ .. Evocadores versos al calor de la lumbre 🙂 .. Abrazos de luz.

  2. 3 P
    diciembre 2, 2015 en 13:19

    *vuelan de blanco jirones de plata
    Diciembre,
    del invierno tan rey!!*,

  3. diciembre 2, 2015 en 13:31

    Precioso Julio, yo tengo una especial conexión con el Invierno, nací en esa época. He vivido y sentido tus palabras que son, como te dije en una ocasión, convocaciones…de atmósferas y entrañables sentimientos del niño-hombre, mezclados con la nostalgia y la magia de las emociones que un día fueron, al igual que las brasas de tus poema permiten sentir la añoranza del tronco consumido que un día fue árbol.

    • diciembre 2, 2015 en 13:44

      ¡Qué bueno que aprecies estos intentos de evocar esos ambientes ya desaparecidos de la vida cotidiana de la infancia! Trato de recuperarlos -como dices- desde la experiencia y desde el hombre de hoy, trasladándome a aquel tiempo que sí, fue mágico y hoy se viste de nostalgia. Muchas gracias. Con un abrazo.
      Salud.

  4. diciembre 2, 2015 en 19:31

    Son versos escritos al calor de la lumbre, mirando desde la ventana esa calle nevada, viendo cómo viene la noche de lobos, aquellos de cuando yo era niña… Me hiciste recordar el pueblo. Gracias, Julio. Un abrazo.

  5. diciembre 4, 2015 en 18:50

    Hermoso y entrañable. Me gusta el ritmo. Besos

  6. diciembre 7, 2015 en 20:13

    … qué magníficas son tus horas, todas las horas, Julio; creo haberte dicho ya que dispones de un secreto y certero tiento para captar lo sutil y esencial de los contextos; de ahí tus muy lindos, lindos versos, poeta amigo; te felicito y saludo. Orión

  7. diciembre 10, 2015 en 14:49

    Avaro de lumbre , de olor a ramas rotas, me ha hecho sentir este poema tuyo tan redondo.

    • diciembre 11, 2015 en 01:22

      Todos los poemas vuelven por las ramas de sus versos a la patria frondosa de la infancia, la que tuvo veranos luminosos e inviernos blancos, duros e inclementes. Ese es el laberinto. Gracias, Rubén.
      Salud.

  8. diciembre 29, 2015 en 21:32

    Así fueron y seguirán siendo las horas encantadas bajo lumbre.
    Volvemos al mismo punto de partida, sólo el vestuario nos distingue.
    Érase el mismo cuento: risa, llanto, nostalgia.
    Diciembre con su gajo de ilusiones envuelve, luego…
    caemos más profundo.
    Tu poema es de sumas y verdades. Un encanto leerte.
    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 389 seguidores

Estadísticas

  • 231,365 visitas

A %d blogueros les gusta esto: