.

Los Reyes del Grial

Margarita Torres y Jose Miguel Ortega

Editorial Reino de Cordelia.- ISBN-13: 978-84-15973-29-4

La búsqueda del Santo Grial, al igual que la vuelta a Ítaca, puede interpretarse como una metáfora de la vida y un viaje iniciático para recorrer nuestro camino interior, del que volveremos transformados. Se trata de un tema que siempre suscitará curiosidad y moverá los recursos espirituales y humanísticos persiguiendo su conquista, la aproximación a la verdad o a alguna verdad sobre el sentido de nuestra existencia.

Pero más allá del vendaval emocional, filosófico e incluso poético, hay una realidad histórica y unos hechos cuyas huellas materiales pueden pervivir hasta nuestros días.

León fue reino e imperio medieval, el más decidido impulsor de lo que más tarde sería España como nación. Y fue, no convendría olvidarlo, el reino más importante de la cristiandad de hace mil años. Se adelantó a la historia con las primeras Cortes parlamentarias europeas convocadas en 1188 por Alfonso IX, con la participación de las ciudades y la representación de todos los estamentos que discutían y aprobaban decisiones sobre la guerra, la organización social, impuestos y leyes.

El presente libro tiene el acierto, entre muchos, de descubrirnos la existencia de ese reino, hoy difuso en la estructura autonómica de España, y poner de manifiesto la pérdida de memoria y el desconocimiento de las gentes ante la relevancia y empuje de fenómenos nacionalistas con sus interpretaciones históricas sesgadas, censuras y ocultación de datos para sustentar y desarrollar su idea de identidad. Pero la realidad, para bien y para mal, es terca y mana por aquí y por allá en cuanto removemos una piedra, un códice, un legajo o cualquier documento. En este caso la piedra se nos aparece en forma de cáliz, dentro del cual se nos explica de manera pormenorizada cómo hace más de mil años se esconde el cuenco de ágata que los primeros cristianos  de Jerusalén custodiaban tras la muerte de Jesucristo y que atribuían al mismo Jesucristo como el que empleó en la llamada última cena.

Uno, que pasó en numerosas ocasiones por la basílica de San Isidoro y que contempló y admiró este cáliz de la reina Doña Urraca, llamado “de las ágatas”, se queda sorprendido, pero no extrañado, cuando documentalmente y de forma ordenada y minuciosa, Margarita Torres y Jose Miguel Ortega nos descubren  lo que encierran los toscos, pero bellos, ornamentos medievales de oro y piedras semipreciosas de este singular cáliz; un cáliz formado por dos copas o cuencos de ágata unidos, siendo el superior el mítico Santo Grial y sirviendo el otro de base al cáliz.

Las pinturas románicas del Panteón de los Reyes de la misma basílica de San Isidoro que acoge el grial ya nos contaban que se encontraba allí; el caso era demostrarlo, hallar los documentos que explicaran su viaje desde Jerusalén hasta León y aportar las pruebas de que se trata del mismo recipiente de ágata, con su datación histórica y antigüedad, confirmando los detalles descubiertos, como es el trozo o esquirla que le falta y que se demuestra cómo fue arrancada y enviada a Solimán el Magnífico con la intención de usar en la curación de su hija los poderes curativos que se le atribuían al grial .

Para todo ello, resultó decisivo el hallazgo de unos pergaminos en la Universidad egipcia de Al-Azhar que permitieron averiguar cómo el Santo Grial llegará a León en el siglo XI, procedente de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, como un regalo del califa de Egipto al emir de Denia con el fin de agradecer y reconocer la ayuda que éste había proporcionado a su reino durante la ocasión de una terrible hambruna. A su vez, el emir de Denia se lo entregará a Fernando I de León (1037-1065) como gesto de paz y el deseo de  garantizar un pacto de colaboración y no agresión.

Será o no será el mismo cuenco o copa utilizada por Jesucristo en la última cena; eso no sé si podrá saberse alguna vez, pero lo que parece estar fuera de toda duda es que sí se trata de la copa que los primeros cristianos guardaban y reverenciaban en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén. En este sentido sí podemos decir -con los autores del libro- que el Santo Grial está en León.

González Alonso

Anuncios

1 Response to “Los Reyes del Grial.- Margarita Torres y Jose Miguel Ortega”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 406 seguidores

Estadísticas

  • 232,789 visitas

A %d blogueros les gusta esto: