29
Ene
11

Poesía, sueño y locura

Muchacha leyendo, de Théodore Roussel.- Editado en ColoresA menudo insisto en que el apelativo de poeta me queda grande, que no es mi piel verdadera, y acostumbro a argumentar que la causa está en la reverencia y respeto que me inspiran los poetas a quienes admiro. Pues bien, hoy, aquí y en vuestra compañía, no estoy tan seguro de que sea ésta toda la verdad si sostengo lo que a continuación expondré, la relación entre la poesía, el sueño y la locura.

Empezaré por constatar que el entender la cosa de la poesía como cosa de locos, o al menos de gente poco convencional y extravagante, es algo conocido y de dominio público que las gentes más sencillas expresan sin tapujos. Hasta el cura de Huergas, don Julián, en el concejo leonés de Gordón, decía reconocer que en algunas circunstancias como las de encontrarse ante la belleza del campo o de las mozas, se salía un poco del lugar y se hacía el loco o el poeta. No hay desprecio o menoscavo de la persona y figura del poeta, pero sí se le atribuyen características poco acostumbradas que lo convierten en personaje raro que dice cosas a veces incomprensibles, otras hermosas y las más de las veces, comprometidas. Las gentes sencillas respetan a los poetas.

Yo he afirmado en alguna ocasión que la poesía tiene que ver con el mundo onírico al utilizar la palabra abriéndola a múltiples significados, evocaciones y sugerencias que conectan con ese mundo, resultando ser un poema, en ocasiones, un sueño del que al despertar encontramos apenas dos o tres imágenes vívidas, las que alcanzaron nuestro inconsciente y removieron nuestros cimientos.

Puede resultar anecdótico, o tal vez no, pero en más de una ocasión me he sentido asombrado escuchando poemas en una conocida emisora de radio, recitados por personas oficialmente locas.

Otro testimonio impresionante es el que nos da el leonés Leopoldo Leopoldo María PaneroMaría Panero, recluído largos años en el manicomio de Mondragón y de cuyas circunstancias actuales lo desconozco todo. Este poeta de la saga de los Panero de Astorga nos dice que su poesía, lejos de ingenua y abismal, no es más que un inmenso truco en el que la locura y la muerte se presentan como dos artificios más de un inmenso poema esteticista. Y es en su texto poético El Golem donde de manera conmovedoramente hermosa nos sugiere a través de la voz que le dice suavemente al Golem: no sueñes; porque, agrega más adelante, cuando anochece y te duermes, se oyen cánticos de iglesia, porque la voz de la iglesia es la voz de la muerte. Dirige su discurso al escritor, al poeta, para ti, que has rozado la última letra; para ti, que has soñado con la última letra y que dedicaste a ella toda tu empresa poética, recordándonos que hay algo peor que el sueño y que la cesación del sueño, y que ese algo peor se llama conciencia.

De este poeta oficialmente loco, sorprende la lucidez de su juicio sobre la poesía, nada en sí misma –dice- sin la lectura en la que no hay que buscar un contenido objetivo. Traslada todo el contenido poético al terreno de la subjetividad, aspecto sobre el que opiné algo parecido en la entrevista que me hizo Alonso de Molina, declarando que el verdadero poema no es fiel a otra realidad lingüística que la rotura del lenguaje por la metáfora y la metonimia, la sinécdoque, la aliteración y la rima. La poesía se parece así al lenguaje coloquial, y es, como aquel, una destrucción del lenguaje, una negación de la gramática. Pese a todo, los versos, la escritura, el poema, son una realidad objetiva dotada de belleza y en la abstracción de esa belleza es donde el poema corre el riesgo de carecer de sentido, en su invención del lenguaje.

El Marqués de Sade afirmó, y lo hizo además en verso, que

todos los hombres son locos; para no serlo
habría que encerrarse y romper el espejo.

Marqués de SadeEl autor de Justine y la Filosofía en el tocador, que si no estuvo loco, lo convirtieron en loco y se pasó la mayor parte de su vida internado en cárceles y manicomios fue quien, tal vez como nadie, nos demuestra con su obra el paso de lo racional a lo mágico.

Manuel Kant, para definir al loco, dice de él que es un sujeto que sueña despierto. Karl Christian Friedrich Krause, masón, filósofo y de gran influencia en el mundo hispanohablante y  Alemania, pionero en reivindicar la igualdad de los derechos entre el  hombre y la mujer, los derechos de los niños, así como los derechos de la naturaleza, se refiere a la locura afirmando que es un sueño dentro de la vigilia de los sentidos. Schopenhauer mantiene que el sueño es una demencia corta, y la demencia un sueño largo.

Luciana Prato, en un texto basado en una interpretación de la película de Jean Claude Lauzon, Leolo, y fragmentos adaptados de una entrevista a Julio Cortázar, nos remite a la vida de los niños y su relación con la realidad, lo material, cotidiano y habitual, y los sueños como generadores de mundos utópicos. Afirma que el primer momento de la construcción de la utopía es el sueño (se refiere al sueño de vigilia, aunque también analiza el sueño onírico);  el segundo momento,  agrega más adelante, es la escritura. La lectura y la escritura conforman así dos experiencias vitales para el soñador. Y el puente para el niño -¿sólo el niño?- entre lo cotidiano, la realidad, y el sueño, la utopía, es la literatura.

El niño sabe que la utopía alimenta la vida, y entre los creadores de la utopía el niño encuentra al poeta, el domador de versos, un Quijote que lucha contra molinos de viento. Por último, y por no resultar exhaustivos, Luciana Prato aborda la relación del sueño y la locura con el convencimiento de que para soñar, utopizar, es necesario cierto aire de locura y considera que el soñador es loco porque una intensa pasión se apodera de su cuerpo y lo transfigura.

Manuel KantComo vamos viendo, sueño y locura van de la mano en las reflexiones de no pocos pensadores. A poco que preguntemos y busquemos, la maraña de teorías y estudios sobre el sueño nos envolverá de manera vertiginosa y nos colocarán al lado de la locura o instalados en la misma locura. Spitta viene a decirnos que el sueño concede al sujeto atormentado por sufrimientos físicos y sensoriales aquello que la realidad le niega, bienestar y dicha. No se trata de convertir al poeta y su oficio en un caso clínico, pero de la atormentada visión del mundo del poeta sabemos algo y de la búsqueda de la felicidad –anhelo compartido por cada ser humano-, también. El asunto está en saber si cada poema es o no la expresión de un sueño y si expresa en su lenguaje encriptado la voz de la locura. El mismo Spitta, encuentra las siguientes semejanzas entre el sueño y la locura:

1.- Se da una supresión o retraso de la autoconciencia.
2.- Existe una percepción modificada de los órganos sensoriales.
3.- Hay un enlace de las representaciones entre sí, exclusivamente conforme a las leyes de asociación y reproducción, formación automática de series y desproporción de las relaciones entre las representaciones como son las exageraciones, la existencias de fantasmas…
4.- Se manifiesta una modificación o perversión de la personalidad y el carácter.

El interés por este tema alcanza también a expertos reunidos en LocuraSeminarios en los que exponen sus conclusiones sobre aspectos como el sueño y la locura en los personajes de la literatura o los procesos psicológicos del sueño en la creación literaria, entre otros.

No estoy muy seguro de que muchas de estas características no se  correspondan con el fenómeno de escribir un poema. Pero tampoco, confieso con franqueza, me importa demasiado. De elegir un mundo de locos, prefiero éste de la poesía al de la violencia, el odio y la guerra… Hoy, estoy más cerca de aceptar el apelativo de poeta.

Julio G. Alonso

Artículo publicado en la edición nº 8 de la revista virtual Alaire (septiembre de 2008)

Artículo publicado en la revista en papel nº 16 de Alkaid (Valladolid).- Noviembre de 2012

Anuncios

6 Responses to “Poesía, sueño y locura”


  1. enero 31, 2011 en 11:00

    Bienvenido a la poesía, amigo Julio. Qué sería del mundo sin los locos.
    Tu artículo me parece una reflexión demasiado lúcida para pertenecer a un mundo de cuerdos, donde no hay sorpresa, y a veces ni sueños. Que nos llamen locos, así nuestras palabras tendrán ese halo mágico que hace que las mismas tengan la trascendencia suficiente como para que sean oídas sin censuras y sin miedos. Y cuando vengan a darse cuenta de lo peligrosas que pueden llegar a ser, sea demasiado tarde.
    Te felicito por llegar a la conclusión a que llegas. Bienvenido, compañero.

    Un abrazo.

    • enero 31, 2011 en 14:05

      Bueno, amigo Perfecto, son agradecidas las felicitaciones por la conclusión a la que creo haber llegado y, más agradecida aún, la cordial bienvenida. Que los dioses nos acompañen y sean favorables en el empeño de esta travesía. Con un abrazo.
      Salud

  2. 3 Santiago Fernández
    enero 31, 2011 en 23:02

    Amigo Julio:
    Dices que el apelativo de poeta te queda grande, después de leer varios poemas y escritos tuyos doy fe que esto no es verdad.
    En relación con el tema que nos ocupa: poesía y locura; decía la poeta argentina Alejandra Pizarnik:

    Escribes poemas
    porque necesitas
    un lugar
    en donde sea lo que no es.

    Esto no es locura, sino: imaginación, mundo irreal, sueños, evocaciones,..

    El mismo Hölderlin, afirmaba que “la poesía es un juego peligroso”,aunque no entiendo muy bien la frase, creo que se podía referier a la locura de algunos poetas, al sufrimeientos de otros, al suicidio de algunos, al ensimismamiento de casi todos, al disfrute de unos pocos, al esfuerzo por retorcer las palabras y sacar su jugo,…

    Es claro que la poesía es, junto con la música, uno de los recursos más rápidos para llegar a los sentimientos y removerlos.
    Tú Julio tienes el don de jugar con las palabras y tu locura te permite hacer disfrutar a mucha gente desde tu maravillosa desviación de la norma (del latín delirare, que significaba originalmente en la agricultura “desviado del surco recto”). Deseo Julio que nos sigas regalando con estas reflexionas cuerdas en un mundo de locos. Porque, como no sé quien decía: “se hicieron los manicomios para preservar a los cuerdos, y a estos se los metió dentro de ellos”.

    • febrero 1, 2011 en 14:45

      Amigo Santiago:
      Tus comentarios se están convirtiendo en un referente para comprender lo que intento ir dejando al albur de la red y algo que me hace esperar con una indisimulada impaciencia. Al hilo del tema, debo hacer extensivo el apelativo de loco en su sentido más lúdico, creativo e inconformista, a cuantos llegan a leer aquí o allá algo de poesía o los intentos de ello, y a quienes os atrevéis a dar respuesta con vuestros comentarios. Estamos en el mismo saco, me temo.

      El tema de la locura, ya desde que leí por primera vez el Quijote a la edad -creo- de 14 años, me ha llamado la atención. No digo que me fascine, pero sí dejó un poso en mí que, creo, decidió el que abordara la carrera de Psicología. Naturalmente, en la Universidad no encontré ninguna respuesta, explicación o información concluyente sobre esta cuestión ni sobre ninguna otra, pero me sirvió de estímulo intelectual y para hacer relaciones sociales. Sigue, no obstante, rondándome la idea del tema de la locura en Cervantes y el Renacimiento. Tal vez, cuando sea “mayor“, intente de nuevo algo parecido a una tesina con este tema, si hay algún profesor que se atreva a dirigirla. Sueños. Locura. Y las gracias, con un abrazo, siempre.
      Salud

  3. febrero 8, 2011 en 21:49

    Y que sería de la locura sin la poesía y de la poesía sin locura….si van bien unidas….que gozada esta locura tan poética.
    Mil perdones por la ausencia, sabes que aquí en las cuencas… andamos de lucha en lucha a ver hasta cuando nos dejan descansar.

    Mi abrazotedecisivo Julio

    • febrero 13, 2011 en 11:55

      Amiga Sara:
      Yo también ando liado con cuestiones familiares y un poco alejado de estos quehaceres, siempre gratos, de escribir, leer en tus Momentos Decisivos, comentar. Por eso comprendo vuestra preocupación. Lo primero, es lo primero. Gracias, de todos modos, por hacer un huequecito en tus preocupaciones y dejar este bello testimonio a favor de la poesía.
      Salud


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 390 seguidores

Estadísticas

  • 231,457 visitas

A %d blogueros les gusta esto: