09
Jun
11

Nacimiento

..
.

          La noche trajo el día al horizonte
mundo; de escarcha asido a la pradera
marzo, de invierno se hizo primavera
en agua de las nieves por el monte.

          Partió un grito el dolor de la mañana
toda; rasgóse el aire frío en llanto
contrapunto de vida en aquel canto
de cuna, luz del día tan temprana.

          Naciste al punto que mediaba el siglo
y la guerra esparcía sus cenizas
en un mundo arruinado por el odio.

          Naciste al punto en que el crüel vestiglo
del hambre secó pechos de nodrizas
y alzó la muerte en triunfo sobre el podio.

.

Julio G. Alonso

.

La estructura habitual del soneto ABBA, ABBA, CDC, CDC con sus posibles variantes en los tercetos, se ha alterado en los cuartetos: ABBA, CDDC para seguir en los tercetos EFG, EFG. No es lo más común ni lo ortodoxo, pero así lo decidí en su momento. Tampoco sé si aporta algo o no al soneto esta modificación; pienso, de todos modos, que no se altera el ritmo con este tipo de rima.

Los encabalgamientos abruptos en muchos de los versos del poema espero que sirvan a la idea de aportar un grado de dureza acorde con el tema: el nacimiento, la esperanza, en medio de la desolación de la guerra y el sufrimiento.

Anuncios

8 Responses to “Nacimiento”


  1. junio 9, 2011 en 18:58

    Queridísimo Julio:
    ¡Sencillamente: Estremecedor!
    No sé si compartas este pensamiento conmigo, pero entre mis tejidos y entreveros sensoriales existe un algo, que diera la impresión que cuando un algo especial, diferente, estremecedor (como es el caso) lo estimulan, brota a mi corriente sanguíneo una descarga de emociones diversas, polifacéticas, insondables en cierta medida. Es entonces que sé, a ciencia cierta, que algo me ha gustado, que me ha trascendido, que se ha depositado en mis células llamadas recuerdos imperecederos.

    Qué decir del poema, cargado de estímulos para la reflexión y el desencanto por la suerte que espera a todos los que arriban al mundo. Sin embargo, he allí la magia de la creación, pues ese ser indefenso, palpitante, que aún no abre los ojos y parece llorar su destino, tiene la oportunidad de ser el cambio, la palabra, la esperanza de un nuevo amanecer.

    Ostensiblemente emocionado, te envío mis más sinceras felicitaciones y reconocimiento a tu profunda sensibilidad:
    Arturo Juárez Muñoz

    • junio 10, 2011 en 10:28

      Amigo Arturo:

      Tu intuición y sensibilidad poética es un referente para mí. Me alegra, por tanto, poder leer en tus palabras que la emoción se remueve en el fondo de estos versos. Siempre me ha llamado la atención la fuerza de la vida alzándose en medio de las situaciones más trágicas; por eso me he remitido a mi propio nacimiento y el de millones de niños de antes y después y de ahora y -desgraciadamente- del futuro, que nacerán en estas circunstancias para -como apunta Santiago en su estupendo comentario- venir a pagar las deudas de otras muertes.

      Muchísimas gracias. Con un abrazo hasta México.
      Salud

  2. 3 Santiago Fernández
    junio 9, 2011 en 20:30

    Querido amigo Julio:
    Veo que es un soneto autobiográfico(?) que se anuncia en un inverno-primavera el nacimiento ,con dolor, pero seguramente esperado y gozoso de un niño que con el tiempo se convirtíó en un hacedor de palabras.
    Era, sin duda, una época difícil en la que cabalgaban a su aire dos de los jinetes apocalípticos: el hambre y la guerra.
    Pero el nacimiento de un hijo, es seguramente , el acontecimiento más grande que a uno le puede suceder en su vida: viene para pagar las deudas de otras muertes, para rejuvenecer los pensamientos, para dejar atrás la tristeza, para llenar la cabeza de pájaros y proyectos,.. pero también para despedir a la mujer amante y dejar paso a la madre,… es sin duda un acontecimiento sin parangón, que bien merece una poesía, tan sentida y bonita como la tuya.
    Gracias, Julio.
    Un abrazo
    Santi

    • junio 10, 2011 en 10:22

      Amigo Santiago:

      Como bien señalas, el soneto se construye con referencias autobiográficas en un nacimiento al final del invierno, en la primavera dura y helada de León a la mitad del siglo XX, cuando Europa todavía sangraba sus últimos muertos de la II Guerra Mundial, las ciudades y los campos estaban asolados y en España crujían entre el hambre y el miedo los asesinatos y persecuciones de los vencidos, cuando muchos hombres se escondieron (los famosos topos) en sus casas durante largos años, algunos más de treinta, y en las montañas aún peleaban a la desesperada, sin armas casi, casi con los puños, los últimos resistentes a la dictadura franquista.

      Me encantó la idea que dejas en tu comentario cuando dices que un nacimiento( ) viene a pagar las deudas de otras muertes… Es muy bello. No descarto, con tu permiso, el utilizar en algún poema algunas de tus expresiones, en todo poéticas, que vas dejando a lo largo de tus generosos comentarios. Con las muchas gracias que te debo.
      Salud

      • 5 Santiago Fernández
        junio 10, 2011 en 11:15

        Querido amigo Julio:

        Tuyos son el pensamiento y las palabras. Es un honor poder compartir contigo expresiones, que con toda seguridad sabrás engarzar poéticamente. La persona que escribe poesía tiene un don, un gran don que pocos poseéis. El gran escritor chileno G. Rojas, recientemente fallecido, decía al respecto:

        ” ¿Qué es escribir poesía? ¡Qué pregunta brava! Es un gran ejercicio, como respirar. Un respiro no sólo fisiológico sino más alto y más intenso. Es una tarea que tiene relación con la vida misma, con un pensamiento vivido. No es fácil responder una pregunta tan compleja. La poesía es inefable. Es cierto que la poesía se hace con palabras. En la palabra confluyen lo fónico y lo semántico. Lo semántico que es el significado y lo fónico que es el sonido. Y ese sonido para mí es un zumbido. La palabra es un don. A uno se la dan. No sé cuál dador es el que te da la palabra. Uno no la merece. Por eso respondo a esta pregunta tan compleja casi de una manera fisiológica. La poesía es una respiración”

        Desde mi admiración hacia esas catedrales de palabras que tú haces cada semana
        Recibe un abrazo
        Santi

      • junio 12, 2011 en 11:56

        Gracias, Santiago, por traer esta aproximación a la definición de poesía en la voz del poeta chileno G.Rojas. Me quedo con la idea de que uno no merece la palabra y su don; también entiendo la respuesta fisiológica de lo que es la poesía como el acto de respirar. Muy ilustrativa tu entrada. Con un abrazo.
        Salud

  3. junio 10, 2011 en 12:12

    Mi anterior entrada fue de nacimientos; ya veo que andamos complementados, jajajaja Un honor leerte y pasarme por tu rinconcito, donde tan bien se está. Ando loca con el final de curso, a ver si me pongo al día.
    abrazotedecisivo, Julio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 340 seguidores

Estadísticas

  • 227,330 visitas

A %d blogueros les gusta esto: