15
Jun
21

La (im)pertinencia del poema. Decálogo de andar por casa

poesias-t-e1490119988564

La (im)pertinencia del poema. Decálogo de andar por casa.

Se nos presenta a menudo la incómoda cuestión de establecer la bondad de un poema y su calidad; es decir, determinar su pertinencia o impertinencia como poema y su valor poético. Y casi siempre nos perdemos en un mar de dudas y vaguedades para concluir de manera precipitada en la apelación al arbitrio del lector que descansa en el único criterio del gusto personal. No parece haber manera así de juzgar con cierta objetividad el valor intrínseco de un poema y la valoración del mismo no sale de los estrechos argumentos de la subjetividad, tanto del lector según su sensibilidad, formación, cultura, edad y gustos, como del autor al cual, además de lo enumerado, atribuimos sus motivaciones. En esas estamos.

Hoy, día que apunta al verano con sus soles y cantos de pájaros, me he detenido un rato a pensar que todo aquello que no resulte pertinente será, en definitiva, impertinente; y por tanto, en cuanto a lo que se refiere a los criterios que personalmente sigo a la hora de enfrentar la lectura de un poema y los requerimientos a la hora de escribirlo, he creído oportuno reflexionar sobre las exigencias propias –que podrían ser, en algunos casos, también ajenas- para determinar que un poema es bueno o no lo es, si es pertinente o impertinente, al margen del estilo, siempre que el estilo –aparte de mis gustos o preferencias- presente un debido grado de consistencia. Y así nace este decálogo de andar por casa:

1.- Se aprecia orden formal del verso, acentuación y rima.

2.- El poema presenta coherencia, corrección sintáctica y pulcritud ortográfica.

3.- Los vocablos o palabras empleados son pertinentes.

4.- Se distingue un grado adecuado de cadencia al recitar en una lectura fluida y agradable de natural y bondadosa eufonía, pero no empalagosa.

5.- Hay un uso comedido y prudente de las imágenes, símbolos y metáforas. Los recursos estilísticos están en consonancia con el tema y encajan con naturalidad, sin que resulten forzados o excesivos.

6.- Se aprecia armonía interna en la evocación de sensaciones con un control eficaz de la emoción, aunque ésta sea desbordada.

7.- Resultan estar bien elegidas las partes significativas del poema y su ubicación, así como es coherente la manera de expresar las ideas, ya sea de manera enunciativa (la referencia a un objeto externo a sí mismo en primera o tercera persona), apostrófica (señalar a una segunda persona o interpelarla, coincida o no con el objeto lírico) o carmínica (desde el yo interior, con fuerte perspectiva subjetiva y habitualmente en primera persona)

8.- No se aprecia abuso de las transiciones entre elementos significativos prescindiendo de la escritura de relleno que distrae y hace gravosa la lectura. No hay versos puramente ornamentales.

9.-Es posible una lectura del poema, en el papel, reproduciendo de manera objetiva los vocablos y expresiones y, subjetivamente, leerlos en el alma siguiendo las emociones y respirando la atmósfera creada.

10.- Se huye de los vicios del poema extenso, pues por más largo que sea no será por ello más bueno, y de los breves que no alcanzan a decir nada, a sugerir nada, y sólo son torpes ocurrencias que suelen gustar sólo a su autor.

Aunque este decálogo casero nace en un día de primavera con un ojo puesto ya en el verano, puede usarse en otoño asando castañas o en el invierno viendo nevar tras la ventana y al lado un buen fuego de chimenea. Y siempre mejor con un libro en las manos. Incluso, aún más interesante y productivo: medite el lector, corrija, critique y apunte lo provechoso de todo ello.

Bromas aparte, reconozcamos que siendo difícil juzgar la bondad o no de un poema se nos hace necesario manejar algunos criterios como los enunciados u otros mejores y más acertados para no quedarnos con la extraña sensación de no saber qué opinar. Esta cuestión se nos presenta en cualquier campo del Arte, y no es menor el problema ante la pintura o la música, por ejemplo. Pero dejemos que pintores y músicos se pronuncien sobre este tema, que nosotros ya tenemos bastante con la poesía.

González Alonso
2021, en junio


10 Responses to “La (im)pertinencia del poema. Decálogo de andar por casa”


  1. junio 22, 2021 a las 11:34

    Para expresar los más atinados pensamientos, se necesitan pocas palabras. Tú lo consigues siempre, Julio.
    Me ha encantado tu decálogo.
    Cariñosos saludos desde Palmeira.

    Le gusta a 1 persona

  2. junio 16, 2021 a las 21:29

    Interesante ejercicio; comparto cada uno de los puntos y me gustaría pensar que los respeto al escribir, al menos lo intento. Sobre todo comparto el rechazo de la sobrecarga pretenciosa y del hermetismo excesivo. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  3. junio 15, 2021 a las 22:02

    Está muy acertado este decálogo que llamas de andar por casa. Con todo un poema bueno llega, emociona. A mí sí no me llega lo noto ya casi al empezar a leer. Es un decálogo a tener en cuenta a la hora de escribir también. Un abrazo Julio. Te echaré en falta en Éibar.

    Le gusta a 1 persona

    • junio 15, 2021 a las 22:14

      Amiga Isabel, yo también os echaré de menos. La convocatoria de Eibar tiene mucho encanto y Maite L orenzo, tan entusiasta y artista, nos transmite una energía especial. Sé que lo vais a disfrutar y hacer una velada entrañable.
      Lo del decálogo es, más que decálogo con su connotación imperativa, un pretexto -espero- para reflexionar sobre lo que es poesía y lo que es un poema. Gracias por tu aportación. Mi abrazo.
      Salud.

      Le gusta a 1 persona

  4. junio 15, 2021 a las 20:16

    Mi único juicio al valorar un poema pasa por la constatación de una idea, la riqueza expresiva con la que ésta se expresa y, sobre todo, por la fuerza o la capacidad del poema para transmitir emociones. Algo que, a mi parecer, puede ser hermoso ya de por sí. Como sucede también al contemplar un cuadro u otra obra de arte.
    ¿Mis poemas favoritos? … los que logren ‘tocarme’ por dentro y que de una u otra forma me despierten. Si no es así, podrán ser técnicamente impecables pero no me dirán nada. Con esto no resto un ápice de importancia a tu entrada de hoy, es la opinión sesgada de alguien como yo, lega en la materia, que no puede ver el poema desde el otro lado. Un abrazo, Julio

    Le gusta a 1 persona

    • junio 15, 2021 a las 22:26

      ¡Qué estupenda aportación, Úrsula! Haces hincapié en algo consustancial a la poesía y al poema que contenga poesía (que no todos) como es el valor de la emoción, la capacidad de remover nuestro inconsciente, la sorpresa y esa luz que ilumina una parte de la realidad del mundo. Para que ese milagro ocurra el poema debe estar construido en su aspecto formal de cierta manera adecuada al fin buscado. Y aquí no me refiero a la parcela de la métrica clásica y supeditar el fondo a la forma, pues podemos conseguir poemas rigurosamente clásicos en la forma y vacíos o fríos en el fondo. Pero la poesía no se sostiene solamente en los mimbres de la métrica clásica, el llamado verso libre o polimétrico tiene sus exigencias y cuando un poema transmite poesía estoy seguro de que cumple muchos o casi todos los requisitos. La otra emoción, la de contar un drama o una pasión en un sofá de Freud o a una amiga, es otra cosa, pero no es poesía. Y a lo mejor hasta está contado en forma de poema.

      Gracias, Úrsula. Me ha encantado tu comentario y comparto, básicamente, cuanto planteas en él. Mi abrazo.
      Salud.

      Le gusta a 1 persona

  5. junio 15, 2021 a las 14:48

    Con tu permiso, copio este texto para releerlo varias veces y aprender a escribir que es lo que necesito para poder llamarme poeta. Una clase magistral que no debe caer en el vacío. Salud y buenas letras. Gracias, Julio.

    Le gusta a 1 persona

    • junio 15, 2021 a las 15:45

      Amiga Julie, puedes usar el atrevimiento de este texto como gustes, pero no -en tu caso- para aprender nada nuevo ya que tienes mucho que enseñarnos a los demás como bien ameritan tus magníficos poemas. Si alguna persona experta en Literatura lee lo aquí pergeñado en torno a la poesía y el poema tal vez sonría con condescendencia o aporte algunas ideas más ortodoxas y académicas. Todo sería bienvenido y agradecido por este neófito, diletante de la poesía, que en ningún caso alcanza el título de vate. Y si sirve a los demás, pues mejor. Un abrazo, Julie.

      Le gusta a 1 persona


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Archivos

Traductor / Translator

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 949 seguidores más

Estadísticas

  • 318.408 visitas

Comunidad de lecturas


A %d blogueros les gusta esto: