20
Ago
18

Herencia

Flor Diente de León seco

Herencia

Fui  la señal del cielo
y aquél que advirtió un lugar
en las estrellas
y os dio un universo
de palabras.

No era ángel ni profeta
ni era dueño de los mapas
del mundo
y el caudal antiguo de la vida.

Sólo un amor desconocido
corrió por mis venas
y los pulsos,
se alzó a las sabias
de mis ramas. Vosotras, hijas mías,
sabréis qué hacer con todo aquello
que una vez llegó a vuestra alma
y canta y duerme
con la alondra que anuncia
la hora primera
de la madrugada.

González Alonso

Faedo leonés

Anuncios

27 Responses to “Herencia”


  1. agosto 20, 2018 en 22:04

    Una hermosa herencia de poeta… ¡Precioso! Mi abrazo, Julio.

    Le gusta a 1 persona

  2. agosto 20, 2018 en 22:21

    Me gustan las herencias de amores que corren por las venas (o así lo interpreté yo)
    Salud, Julio

    Le gusta a 2 personas

  3. agosto 21, 2018 en 11:30

    Al final dejamos tanto y tan poco en herencia. Me encantó el poema, Julio.

    Le gusta a 1 persona

    • agosto 21, 2018 en 13:09

      Eso es, Vicente. Para fortuna de los que se van, no son testigos de cómo se arruinan, despilfarran o se pierden muchas herencias. Tampoco, naturalmente, pueden alegrarse con las que se usan bien. Por eso, pienso, algunas personas tratan de no dejar nada… salvo los malos o buenos recuerdos.
      Salud.

      Le gusta a 1 persona

  4. agosto 21, 2018 en 16:17

    Mi saludo y reverencia al ti, Julio, que eres capaz de transformar la luz en palabra, el verso en canto, y la poesía en deleite del alma. Como una alondra que anuncia/ la primera hora/ de la madrugada… te espero. Muchísimas gracias, amigo. Un gran abrazo y ¡salud!

    Le gusta a 1 persona

  5. 18 magdalena
    agosto 21, 2018 en 17:39

    “Prosa: palabras en el orden más adecuado. Poesía: las mejores palabras en el mejor orden”. ¡ Qué bien las sabes ordenar, Julio !
    Besiños palmeiráns.

    Le gusta a 2 personas

  6. agosto 22, 2018 en 01:15

    La hora primera de la madrugada me la anuncia el alegre graznido de las gaviotas. No será comparable al melodioso canto de la alondra, pero a mí me suena a música celestial. Como me suenan tus hermosas poesías, que no necesitan rimar para llegar al rincón más recóndito del alma.
    ¡Ay, poeta! Si pudieses contemplar el magnífico y cambiante panorama que tengo ante la vista, fluirían de tu pluma las más bellas composiciones. A mí queda exclamar (plagiando a Campoamor): “¡Quién supiera escribir…!” Y comparar los destellos de los innumerables faros, que resulta muy entretenido.
    Te envío saludables “airiños mareiros”.

    Le gusta a 2 personas

    • agosto 22, 2018 en 20:04

      La alondra se quedó en tierras leonesas; desde aquí, ocasionalmente, también son las gaviotas las que ría arriba animan el paisaje, incluso se acercan a la ventana para coger los trozos de pan que les lanzo al aire.
      Indudablemente los paisajes que tienes ante ti inspirarían al más duro e insensible, estoy seguro. Disfrútalo y escríbelo, amiga Carmen, y todos veremos por tus palabras Un abrazo marinero.
      Salud.

      Le gusta a 1 persona

  7. agosto 25, 2018 en 14:49

    Definitivamente “señal del cielo” lo presiento en esta herencia.

    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  8. 24 rubenlapuente
    agosto 30, 2018 en 18:29

    Un cajón de versos llenos de nuestra luz dejaremos. Será nuestra pequeña eternidad. Iremos de rincón en rincón del tiempo, hasta que, quizá, una noche, unos ojos que aún no han nacido se pare en un viejo renglón nuestro y nos remueva en el olvido. Me ha gustado el lirismo que tiene el poema.

    Me gusta

    • agosto 30, 2018 en 21:50

      Gracias, Rubén. Dentro de la inmensa minoría en que nuestros versos se mueven y moverán, me resulta alentadora la idea que dejas en tu comentario y soñaré con esos ojos que en un futuro, cuando ya no estemos, lean y la lectura emocione algo el alma de quien lea, o tal vez sean el hilillo de agua fresca y antigua que alivie la sed de alguien que ya no conoceremos. En cualquier caso, ojalá sirvan a alguien, acompañen a alguien, sirvan de consuelo, tal vez, a alguien alguna vez. Salud.

      Me gusta

  9. agosto 30, 2018 en 19:05

    somos la concatenación de historias y vivencias
    un verso y una mariposa

    abrazos

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2018
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 559 seguidores

Estadísticas

  • 258.421 visitas

Comunidad de lecturas

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: