16
May
17

La máquina de cine de juguete

.

.

La pequeña máquina de cine, de lata
y cartón, verde y antigua, así parada,
posada y quieta en su anaquel de madera
parece más pequeña.

Nadie podría imaginar la magia
de su pequeño chorro de luz de imágenes
mudas
empujadas por una manivela.

Nadie, al mirarla, puede ver la obscuridad
iluminada de la fantasía,
el trozo de tela sobre la pared
recogiendo en su hilo blanco las historias
de Popeye, Cenicienta o los ratones
que metían en la jaula a un enorme león.

Las cosas importantes ocurren en la infancia,
esa llave de la puerta de la vida
que se nos pierde siempre,
y  ya sólo nos queda mirar por las ventanas
para advertir el mundo frío fuera
esperando
ausentes,
y al fin poder ver el de dentro,
cálido y discreto,
cuando una pequeña máquina de cine
proyecte su luz
sobre el paño extendido
de nuestra tristeza.

González Alonso

Anuncios

12 Responses to “La máquina de cine de juguete”


  1. mayo 16, 2017 en 20:13

    Qué gran poema, Julio, como de costumbre, y qué gran verdad albergan esos versos. Un cordial saludo desde El Bierzo, compañero. ¡Salud!

  2. mayo 16, 2017 en 23:01

    …entonces, tener una rudimentaria máquina de cine, nos hacía sentir pequeños dioses. Evocador y tierno.
    Gabon, Julio

    • mayo 17, 2017 en 10:01

      Es tal cual lo dices, Soco. La tarde húmeda y fría de domingo, recluídos en la cocina de carbón, con los amigos y las banquetas dispuestas al estilo del cine y… toda la magia de la oscuridad alrededor de la luz de aquellas imágenes… ¡qué recuerdos! Gracias siempre. ¡Salud!

  3. mayo 16, 2017 en 23:02

    Es un buen poema, hermoso, entrañable. Y mirando la estantería de la foto y ver la máquina de cine aún me he emocionado más.
    Gracias Julio, siempre es un placer leerte.
    ¡Salud!

  4. mayo 17, 2017 en 11:24

    Nos haces sonreír y los recuerdos florecen como espigas en el campo. Soñábamos y nuestros cuerpos flotaban entre imágenes que no perdio mi corazón… que no está muerto.
    Salud.

  5. 9 Ceciely
    mayo 23, 2017 en 22:05

    Nos basta un objeto, una fragancia, un sabor, para que Merlín nos trasporte al mundo del pasado. Es una forma de teletransportación muy eficaz. Precioso final “proyecte su luz sobre el paño extendido de nuestra tristeza” La memoria es el mejor juguete para avivar la nostalgia.
    Un grato abrazo querido Julio.

    • mayo 24, 2017 en 09:54

      Un abrazo, Cecilia, y las gracias por extender tu abrazo también a la memoria de la infancia, cuando la magia era tan grande y poderosa que hacía de lo más pequeño lo más grande del mundo.
      Salud.

  6. mayo 24, 2017 en 14:41

    Cuando fui niña fuimos de vacaciones a Concepción ( sur de Chile), un tío materno tenía esas pasa películas , hoy llamado view master , era mágico , tu poema me ha llevado a través del tiempo a un recuerdo precioso.

    Abrazos

    • mayo 24, 2017 en 16:53

      Pues ya ves que yo conservo mi “pasapelículas” de aquellos tiempos; también dispongo de cinco cajitas con las películas que proyectaba. Gracias por compartir este viaje a este recuerdo. Un abrazo.
      Salud.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivos

Categorías

Páginas

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este cuaderno, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 341 seguidores

Estadísticas

  • 227,467 visitas

A %d blogueros les gusta esto: